Noticias

Gobierno de El Salvador - Historia

Gobierno de El Salvador - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

EL SALVADOR

El Salvador es una república democrática gobernada por un presidente y una Asamblea Legislativa unicameral de 84 miembros. El presidente es elegido por sufragio universal y tiene un mandato de 5 años. Los miembros de la asamblea, también elegidos por sufragio universal, sirven por períodos de 3 años. El país tiene un poder judicial y un Tribunal Supremo independientes.
GOBIERNO ACTUAL
presidenteFlores Pérez, Francisco
VicepresidenteQuintanilla, Carlos
Min. de Agricultura y GanaderíaUrrutia, Loucel, Salvador
Min. de DefensaVarela, Juan Antonio Martínez, Mayor Gen.
Min. de EconomíaLacayo, Miguel
Min. de EducaciónMarin, Rolando
Min. de Medio Ambiente y Recursos NaturalesJokisch, Walter
Min. de Relaciones ExterioresDe Ávila, María Eugenia Brizuela
Min. de gobernanzaLópez Andreu, Conrado
Min. de saludLópez Beltrán, José
Min. de Trabajo y Bienestar SocialNieto, Menéndez, Jorge Isidoro
Min. de Obras PúblicasQuirós, Jose angel
Min. de tesoreríaDaboub, Juan Jose
Fiscal GeneralArtiga, Belisario
Pres., Banco Central de ReservaSerpas de Portillo, Luz maria
Embajador en los Estados UnidosLeón, Rodríguez, René Antonio
Representante Permanente ante la ONU, Nueva YorkAndino Salazar, Jose roberto


¿Qué tipo de gobierno tiene El Salvador?

El Salvador es un país de Centroamérica que logró su independencia en 1841 tras el colapso de la República Federal de Centroamérica. La Constitución de El Salvador es la ley suprema del país y dicta el sistema de gobierno en El Salvador como el de una democracia presidencial representativa donde el presidente es tanto el jefe de estado como el jefe de gobierno.


Hechos clave

Bukele, quien anunció planes para presentar un proyecto de ley que adopte Bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador el sábado, dijo que una supermayoría de legisladores en el Congreso había aprobado la ley en una votación el miércoles.

El proyecto de ley obtuvo 62 de 84 posibles votos, dijo Bukele.

Bitcoin se convertirá en moneda de curso legal en 90 días, lo que significa que todas las empresas deben aceptar el token de bienes y servicios, junto con el dólar estadounidense.

Bukele ha dicho anteriormente que esto hará que los servicios financieros sean accesibles al 70% de los salvadoreños que no tienen cuentas bancarias y facilitará la transferencia de remesas del exterior que representan alrededor del 20% del PIB del país.


1970-1990: La guerra de contrainsurgencia en El Salvador

Noam Chomsky sobre la guerra ultraviolenta del régimen de derecha en El Salvador contra la resistencia de base de los trabajadores, campesinos y teólogos de la liberación: clérigos y mujeres socialistas.

La crucifixión de El Salvador
Durante muchos años, la represión, la tortura y el asesinato fueron llevados a cabo en El Salvador por dictadores instalados y apoyados por el gobierno de Estados Unidos, un asunto que no tiene ningún interés en Estados Unidos. La historia prácticamente nunca se cubrió. Sin embargo, a fines de la década de 1970, el gobierno comenzó a preocuparse por un par de cosas.

Una era que Somoza, el dictador de Nicaragua, estaba perdiendo el control. Estados Unidos estaba perdiendo una base importante para su ejercicio de fuerza en la región. Un segundo peligro era aún más amenazador. En El Salvador en la década de 1970, hubo un crecimiento de lo que se llamó "organizaciones populares": asociaciones de campesinos, cooperativas, sindicatos, grupos de estudio bíblico basados ​​en la Iglesia que evolucionaron hacia grupos de autoayuda, etc. Eso planteó la amenaza de la democracia.

En febrero de 1980, el Arzobispo [libcom - aunque nominalmente parte de la Iglesia Católica, no recibieron el respaldo del Vaticano] de El Salvador, Oscar Romero, envió una carta al presidente Carter en la que le rogaba que no enviara ayuda militar. a la junta que gobernaba el país. Dijo que esa ayuda se utilizaría para "agudizar la injusticia y la represión contra las organizaciones populares" que luchaban "por el respeto de sus derechos humanos más básicos" (no es una novedad para Washington, no hace falta decirlo).

Unas semanas después, el arzobispo Romero fue asesinado mientras decía una misa. Generalmente se asume que el neonazi Roberto d'Aubuisson es el responsable de este asesinato (entre otras innumerables atrocidades). D'Aubuisson era "líder vitalicio" del partido ARENA, que ahora gobierna El Salvador; miembros del partido, como el actual presidente salvadoreño Alfredo Cristiani, tuvieron que prestarle un juramento de sangre de lealtad.

Miles de campesinos y pobres urbanos participaron en una misa conmemorativa una década después, junto con muchos obispos extranjeros, pero Estados Unidos se destacó por su ausencia. La Iglesia salvadoreña propuso formalmente a Romero para la santidad.
Todo esto pasó sin apenas una mención en el país que financió y entrenó a los asesinos de Romero. El New York Times, el "periódico oficial", no publicó un editorial sobre el asesinato cuando ocurrió o en los años siguientes, y ningún editorial o reportaje sobre la conmemoración.

El 7 de marzo de 1980, dos semanas antes del asesinato, se había instituido el estado de sitio en El Salvador y comenzó en vigor la guerra contra la población (con el continuo apoyo y participación de Estados Unidos). El primer gran ataque fue una gran masacre en el río Sumpul, una operación militar coordinada de los ejércitos hondureño y salvadoreño en la que al menos 600 personas fueron masacradas. Los bebés fueron cortados en pedazos con machetes y las mujeres fueron torturadas y ahogadas. Se encontraron pedazos de cadáveres en el río durante días después. Había observadores de la iglesia, por lo que la información salió de inmediato, pero los principales medios de comunicación estadounidenses no pensaron que valiera la pena informar.

Los campesinos fueron las principales víctimas de esta guerra, junto con organizadores laborales, estudiantes, sacerdotes o cualquier sospechoso de trabajar por los intereses del pueblo]. En el último año de Carter, 1980, el número de muertos llegó a unos 10.000, y aumentó a unos 13.000 en 1981 cuando los reaganistas tomaron el mando.

En octubre de 1980, el nuevo arzobispo condenó la "guerra de exterminio y genocidio contra una población civil indefensa" librada por las fuerzas de seguridad. Dos meses después fueron aclamados por su "valiente servicio junto al pueblo contra la subversión" por el "moderado" favorito de Estados Unidos, José Napoleón Duarte, al ser nombrado presidente civil de la junta.

El papel del "moderado" Duarte fue proporcionar una hoja de parra a los gobernantes militares y asegurarles un flujo continuo de fondos estadounidenses después de que las fuerzas armadas hubieran violado y asesinado a cuatro religiosas de Estados Unidos. Eso había provocado algunas protestas aquí, matar a salvadoreños es una cosa, pero violar y matar a monjas estadounidenses es un claro error de relaciones públicas. Los medios de comunicación eludieron y minimizaron la historia, siguiendo el ejemplo de la Administración Carter y su comisión investigadora.

Los reaganistas entrantes fueron mucho más allá, buscando justificar la atrocidad, en particular el secretario de Estado Alexander Haig y la embajadora de la ONU Jeane Kirkpatrick. Pero todavía se consideró que valía la pena tener un juicio espectáculo unos años después, mientras se exculpaba a la junta asesina y, por supuesto, al pagador.

Los periódicos independientes de El Salvador, que podrían haber informado sobre estas atrocidades, fueron destruidos. Aunque eran de la corriente principal y favorables a los negocios, todavía eran demasiado indisciplinados para el gusto de los militares. El problema se solucionó en 1980-81, cuando el director de uno fue asesinado por las fuerzas de seguridad, el otro huyó al exilio. Como de costumbre, estos eventos se consideraron demasiado insignificantes para merecer más que unas pocas palabras en los periódicos estadounidenses.

En noviembre de 1989, seis sacerdotes jesuitas, su cocinera y su hija, fueron asesinados por el ejército. Esa misma semana fueron asesinados al menos otros 28 civiles salvadoreños, entre ellos la jefa de un importante sindicato, la líder de la organización de mujeres universitarias, nueve miembros de una cooperativa agrícola indígena y diez estudiantes universitarias.

Los cables de noticias llevaron una historia del corresponsal de AP Douglas Grant Mine, informando cómo los soldados habían ingresado a un vecindario de clase trabajadora en la ciudad capital de San Salvador, capturaron a seis hombres, agregaron a un niño de 14 años por si acaso y luego los alinearon. todos contra una pared y les dispararon. Ellos "no eran sacerdotes ni activistas de derechos humanos", escribió Mine, "por lo que sus muertes han pasado casi desapercibidas", al igual que su historia.

Los jesuitas fueron asesinados por el Batallón Atlacatl, una unidad de élite creada, entrenada y equipada por Estados Unidos. Se formó en marzo de 1981, cuando quince especialistas en contrainsurgencia fueron enviados a El Salvador de la Escuela de Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos. Desde el principio, el Batallón se dedicó a asesinatos en masa. Un entrenador estadounidense describió a sus soldados como "particularmente feroces. Siempre nos ha costado mucho hacer que [ellos] tomen prisioneros en lugar de oídos".
En diciembre de 1981, el Batallón participó en un operativo en el que más de mil civiles murieron en una orgía de asesinatos, violaciones e incendios. Posteriormente estuvo involucrado en el bombardeo de aldeas y el asesinato de cientos de civiles por disparos, ahogamiento y otros métodos. La gran mayoría de las víctimas fueron mujeres, niños y ancianos.

El Batallón Atlacatl estaba siendo entrenado por las Fuerzas Especiales de Estados Unidos poco antes de asesinar a los jesuitas. Este ha sido un patrón a lo largo de la existencia del Batallón: algunas de sus peores masacres han ocurrido cuando recién salía del entrenamiento estadounidense.

En la "democracia incipiente" que era El Salvador, adolescentes de tan solo 13 años fueron recogidos en barrios de tugurios y campos de refugiados y obligados a convertirse en soldados. Fueron adoctrinados con rituales adoptados de las SS nazis, incluida la brutalización y la violación, para prepararlos para asesinatos que a menudo tienen connotaciones sexuales y satánicas.

La naturaleza del entrenamiento del ejército salvadoreño fue descrita por un desertor que recibió asilo político en Texas en 1990, a pesar de la solicitud del Departamento de Estado de ser enviado de regreso a El Salvador. (El tribunal retuvo su nombre para protegerlo de los escuadrones de la muerte salvadoreños).

Según este desertor, a los reclutas se les obligó a matar perros y buitres mordiendo sus gargantas y retorciéndoles la cabeza, y tuvieron que ver cómo los soldados torturaban y mataban a los presuntos disidentes, arrancándoles las uñas, cortándoles la cabeza, cortándose el cuerpo para piezas y jugando con los brazos desmembrados por diversión.

En otro caso, un miembro admitido de un escuadrón de la muerte salvadoreño asociado con el Batallón Atlacatl, César Vielman Joya Martínez, detalló la participación de asesores estadounidenses y del gobierno salvadoreño en la actividad de los escuadrones de la muerte. La administración Bush ha hecho todo lo posible por silenciarlo y enviarlo de regreso a una probable muerte en El Salvador, a pesar de las súplicas de organizaciones de derechos humanos y las solicitudes del Congreso de que se escuche su testimonio. (El trato del principal testigo del asesinato de los jesuitas fue similar).

Los resultados del entrenamiento militar salvadoreño se describen gráficamente en la revista jesuita América por Daniel Santiago, un sacerdote católico que trabaja en El Salvador. Habla de una campesina que regresó a casa un día para encontrar a sus tres hijos, su madre y su hermana sentados alrededor de una mesa, cada uno con su propia cabeza decapitada colocada cuidadosamente sobre la mesa frente al cuerpo, las manos dispuestas en la parte superior ". como si cada cuerpo se acariciara la cabeza ".

Los asesinos, de la Guardia Nacional salvadoreña, habían tenido dificultades para mantener en su lugar la cabeza de un bebé de 18 meses, por lo que le clavaron las manos. Un gran cuenco de plástico lleno de sangre se exhibió con buen gusto en el centro de la mesa. Según el reverendo Santiago, las escenas macabras de este tipo no son infrecuentes.

Las personas no solo son asesinadas por escuadrones de la muerte en El Salvador, sino que son decapitadas y luego sus cabezas se colocan en picas y se usan para salpicar el paisaje. Los hombres no solo son destripados por la Policía del Tesoro de El Salvador, sino que sus genitales amputados están metidos en la boca. Las mujeres salvadoreñas no solo son violadas por la Guardia Nacional, sus úteros son cortados de sus cuerpos y usados ​​para cubrir sus rostros. No basta con matar a los niños, son arrastrados por alambradas de púas hasta que se les cae la carne de los huesos, mientras los padres se ven obligados a mirar.

El reverendo Santiago continúa señalando que la violencia de este tipo aumentó mucho cuando la Iglesia comenzó a formar asociaciones campesinas y grupos de autoayuda en un intento de organizar a los pobres.

En general, el enfoque de Estados Unidos en El Salvador ha tenido éxito. Las organizaciones populares han sido diezmadas, tal como predijo el arzobispo Romero. Decenas de miles han sido masacrados y más de un millón se han convertido en refugiados. Este es uno de los episodios más sórdidos de la historia de Estados Unidos, y tiene mucha competencia.

Chomsky es, por supuesto, un ciudadano estadounidense, por lo que "nosotros" y "nuestro" se refieren a los Estados Unidos. El artículo ha sido editado ligeramente por libcom - ortografía de EE. UU. A Reino Unido y se han agregado algunos pequeños detalles para el lector nuevo en el tema.


  • NOMBRE OFICIAL: República de El Salvador
  • FORMA DE GOBIERNO: República
  • CAPITAL: San Salvador
  • POBLACIÓN: 6.187.271
  • IDIOMAS OFICIALES: español, nahua
  • DINERO: dólar estadounidense
  • ÁREA: 8,123 millas cuadradas (21,041 kilómetros cuadrados)

GEOGRAFÍA

El Salvador es el país más pequeño de Centroamérica y es más pequeño que el estado de Massachusetts. Este país montañoso limita con el Océano Pacífico, Guatemala y Honduras.

Conocida como la Tierra de los Volcanes, El Salvador tiene frecuentes terremotos y actividad volcánica. Es el único país de Centroamérica que no tiene costa en el Mar Caribe.

Mapa creado por National Geographic Maps

PERSONAS Y CULTURA

Aproximadamente la mitad de todos los salvadoreños viven en el campo. Son pobres y no tienen electricidad ni agua corriente en sus hogares. La mayoría de las familias adineradas viven en San Salvador en casas y departamentos.

El gobierno ofrece educación gratuita a los niños hasta el noveno grado, pero muchas familias no pueden pagar el costo de los suministros y el transporte.

Cerca de tres millones de salvadoreños viven en Estados Unidos y envían dinero a El Salvador.

Alrededor del 90 por ciento de los salvadoreños son mestizos, descendientes de ancestros españoles e indígenas. El nueve por ciento afirma ser de ascendencia española.

El arroz, los frijoles y las tortillas son los principales alimentos en El Salvador. La mayoría de las personas no pueden pagar la carne y no tienen suficientes alimentos para comer todos los días. La desnutrición es una de las principales causas de muerte entre la población rural pobre.

El fútbol es muy popular en El Salvador.

NATURALEZA

Los bosques de El Salvador han sido talados para leña, cafetales y para la construcción de viviendas. El resultado es la destrucción de hábitats de vida silvestre en El Salvador.

A lo largo de las llanuras costeras, hay palmeras y árboles frutales tropicales, como mango, coco y tamarindo. Los armadillos, serpientes e iguanas también habitan la costa cálida y húmeda.

En lo alto de las montañas, en la cumbre de 7,931 pies (2,417 metros) de la montaña Monte Cristo, se encuentra un bosque nuboso en la reserva natural internacional de El Trifinio. Los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras están tratando de proteger esta selva tropical.

El bosque nuboso es el hogar de orquídeas, helechos, monos araña, jaguares, osos hormigueros y muchas especies de aves, incluidos los tucanes verdes.


Reconocimiento

Reconocimiento estadounidense de la independencia salvadoreña, 1824 y 1849.

Estados Unidos reconoció la independencia de la Federación de Estados Centroamericanos de España el 4 de agosto de 1824, cuando el presidente James Monroe recibió al señor Canaz como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario. La Federación estuvo integrada por los Estados de Honduras, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Salvador. Después de la disolución de la Federación de 1838 a 1840, Estados Unidos reconoció a Salvador (El Salvador) como un estado separado e independiente el 1 de mayo de 1849, cuando E. George Squier, Encargado de Negocios de Estados Unidos en Guatemala, recibió una poder y carta de crédito para negociar un tratado con Salvador.


Escuadrones de la muerte: la pesadilla de El Salvador

La Guerra Civil salvadoreña fue un conflicto entre el gobierno militar de El Salvador y el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMNL), una coalición de cinco grupos guerrilleros de izquierda.

A fines del siglo XIX, la exportación de café se convirtió en una fuente vital de ingresos para El Salvador, comprendiendo el 95% de los ingresos del país. Sin embargo, los ingresos del café solo se dividieron entre el 2% de la población, lo que generó una marcada desigualdad de riqueza. En 1932, se formó el Partido Socialista Centroamericano y dio lugar a un levantamiento campesino. El gobierno salvadoreño reprimió este levantamiento en lo que se conoció como La Matanza, la masacre, en la que los militares asesinaron entre 10.000 y 40.000 personas. Este levantamiento dio a los militares salvadoreños motivos para tomar el control del gobierno. Como resultado de la crisis del petróleo de 1973 y el aumento de los precios de los alimentos, se intentaron reformas agrarias para redistribuir las tierras agrícolas entre la población campesina. Estas reformas fracasaron debido a la oposición de la élite y el descontento con el gobierno se reforzó más profundamente entre la población.

Las elecciones de 1977 celebradas el 20 de febrero, que vieron la victoria del general Carlos Humberto Romero y el Partido de la Conciliación Nacional, se vieron empañadas por un flagrante fraude e intimidación a los votantes por parte del paramilitar ORDEN, patrocinado por el gobierno. La población desfavorecida organizó protestas contra el fraude electoral y el 28 de febrero, las fuerzas de seguridad mataron entre 200 y 1.500 manifestantes y transeúntes por igual.

El 15 de octubre de 1979, la Junta de Gobierno Revolucionario (JRG) depuso al presidente general Romero en un golpe de Estado. Estados Unidos le dio al JRG un equipo de entrenamiento militar y $ 5,7 millones. La JGR restringió la tenencia de tierras, nacionalizó la banca, las industrias cafetalera y azucarera, programó elecciones y disolvió el escuadrón de la muerte paramilitar ORDEN.

& ldquoEl objetivo inmediato del ejército y las fuerzas de seguridad salvadoreñas & acirc & # 128 & # 148 y de los Estados Unidos en 1980, era evitar una toma de poder por parte de las guerrillas de izquierda y sus organizaciones políticas aliadas. En este punto del conflicto salvadoreño, los segundos eran mucho más importantes que los primeros. Los recursos militares de los rebeldes eran extremadamente limitados y su mayor fuerza, de lejos, no radicaba en las armas, sino en sus "organizaciones de masa" compuestas por sindicatos, organizaciones estudiantiles y campesinas que podían ser movilizadas por miles en las principales ciudades de El Salvador y rsquos. y podría cerrar el país mediante huelgas. & rdquo
& ndash Centroamérica, política de EE. UU. Oficina de Asuntos Públicos

A medida que el gobierno militar comenzó a expandir su violencia hacia sus ciudadanos, no solo a través de escuadrones de la muerte sino también de la aplicación militar, cualquiera que cuestionara la política oficial era visto como hostil. El FMLN inició su insurrección el 10 de enero de 1981 con ataques a objetivos militares en todo el país. El JRG declaró la ley marcial en mayo de 1979. Entre el 12 de enero y el 19 de febrero de 1981, las fuerzas de seguridad mataron a 168 personas por violar el toque de queda.

En un esfuerzo por derrotar a la insurgencia, las Fuerzas Armadas salvadoreñas atacaron a la población civil desplazando o matando a civiles con el fin de eliminar cualquier posible base de apoyo a los rebeldes. & ldquoEsta puede ser una estrategia eficaz para ganar la guerra. Sin embargo, es una estrategia que implica el uso de tácticas de terror y bombardeos aéreos, ametrallamientos, bombardeos y, ocasionalmente, masacres de civiles. & Rdquo (Americas Watch Committee)

A partir de 1983, aviones de reconocimiento estadounidenses encontraron fortalezas guerrilleras que transmitían inteligencia al ejército salvadoreño. Amnistía Internacional identificó a las unidades militares y de seguridad ordinarias como responsables de torturas, mutilaciones y asesinatos generalizados de civiles no combatientes de todos los sectores de la sociedad salvadoreña.

En 1982, el FMLN comenzó a pedir un acuerdo de paz que estableciera un "gobierno de amplia participación" y, al mismo tiempo, aumentara sus ataques contra el gobierno militar. La Embajada de Estados Unidos estimó el daño a la infraestructura económica en US $ 98 millones.

El Pacto de Apaneca se firmó el 3 de agosto de 1982, estableciendo un Gobierno de Unidad Nacional, cuyos objetivos eran la paz, la democratización, los derechos humanos, la recuperación económica, la seguridad y una posición internacional fortalecida. La falta de acuerdos dentro de este gobierno provisional impidió que se hicieran cambios sustanciales. Durante 1982-1983, las fuerzas gubernamentales mataron a unos 8.000 civiles por año. En las elecciones de 1984, el demócrata cristiano José Napoleón Duarte ganó la presidencia con dos millones de dólares de apoyo financiero de la CIA.

Después de diez años de guerra, más de un millón de personas se han visto desplazadas de una población de 5,3 millones. Las actividades de los escuadrones de la muerte continuaron aumentando hasta la década de 1990. En 1991, el presidente Bush autorizó 42,5 millones de dólares en ayuda militar a las fuerzas armadas salvadoreñas. Para abril de 1991, las negociaciones se reanudaron y la Guerra Civil salvadoreña terminó en 1992 con la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec.

Entre 1980-1992, la Comisión de la Verdad para El Salvador concluyó que más de 70.000 personas fueron asesinadas. Más del 25% de la población fue desplazada como refugiados. A pesar de matar en su mayoría a campesinos, el gobierno fácilmente mató a cualquier oponente que sospechara simpatizar con la guerrilla y el clero (hombres y mujeres), trabajadores laicos de la iglesia, activistas políticos, periodistas, sindicalistas (líderes, base), médicos. trabajadores, estudiantes y profesores liberales y monitores de derechos humanos.

El FMLN violó continuamente los derechos humanos de muchos salvadoreños y otras personas identificadas como simpatizantes de la derecha, objetivos militares, políticos progubernamentales, intelectuales, funcionarios públicos y jueces. Estas violaciones incluyeron secuestros, atentados con bombas, violaciones y asesinatos.

General Carlos Humberto Romero, presidente militar de El Salvador (1977-1979). Su presidencia se caracterizó por un aumento de los disturbios civiles y la represión del gobierno. Wikipedia EL SALVADOR. 1980. Esperando el bus en la vía a La Libertad. (EL SALVADOR, página 41) & Acirc & copySusan Meiselas / Magnum Photos EL SALVADOR. Arcatao, provincia de Chalatenango. EL SALVADOR. Arcatao, provincia de Chalatenango. 1980. Mano Blanca, la firma de los escuadrones de la muerte dejada en la puerta de un organizador campesino asesinado. Susan Meiselas, Magnum Photos EL SALVADOR. San Salvador. 1982. Clase de alfabetización en el campo de refugiados de San José de la Montaña. & Acirc & copySusan Meiselas / Magnum Photos EL SALVADOR. Sonsonate. 1980. Calles de Sonsonate. & Acirc & copySusan Meiselas: Magnum Photos EL SALVADOR. 1979. Sangre de estudiante asesinado mientras repartía folletos políticos. & Acirc & copySusan Meiselas: Magnum Photos EL SALVADOR. 1979. Recaudación de contribuciones para familias de desaparecidos frente a la Catedral Metropolitana. & Acirc & copySusan Meiselas: Magnum Photos EL SALVADOR. 1979. Manifestante. & Acirc & copySusan Meiselas: Magnum Photos EL SALVADOR. 1980. Soldados buscan pasajeros de autobuses a lo largo de la Carretera Norte. & Acirc & copySusan Meiselas: Magnum Photos EL SALVADOR. El Triunfo. 1982. El cortejo fúnebre de un miembro de la defensa civil. & Acirc & copySusan Meiselas / Magnum Photos EL SALVADOR. El Mozote, enero de 1982. Unas semanas después de la masacre de El Mozote, un aldeano dentro de una vivienda quemada observa los restos carbonizados bajo las tejas de cerámica caídas. Según vecinos y sobrevivientes de la masacre, la casa pertenecía a Don Ambrosio Claros. & Acirc & copySusan Meiselas / Magnum Photos EL SALVADOR. Sonsonate. 1983. Entrenamiento de supervivencia del Batallón Atlacatl entrenado en Estados Unidos. & Acirc & copySusan Meiselas / Magnum Photos EL SALVADOR. San Vicente. 1981. Tren guerrillero campesino en el campo. & Acirc & copySusan Meiselas / Magnum Photos EL SALVADOR. Cabañas. 1983. Soldados bajo fuego. & Acirc & copySusan Meiselas / Magnum Photos


Gobierno de El Salvador - Historia

¿Estaba justificado Estados Unidos al proporcionar ayuda al ejército salvadoreño entre 1980 y 1991?

El Salvador es un pequeño país centroamericano que limita con Honduras, Guatemala y el Océano Pacífico. En los últimos años, ha estado plagado de violencia y pobreza debido a la superpoblación y las luchas de clases. El conflicto entre ricos y pobres del país existe desde hace más de un siglo.

A fines de la década de 1880, el café se convirtió en un importante cultivo comercial para El Salvador. Aportó el 95% de los ingresos del país. Desafortunadamente, esta riqueza se limitó a solo el 2% de la población. Las tensiones entre las clases crecieron y en 1932 Agustín Farabundo Martí formó el Partido Socialista Centroamericano y dirigió a los campesinos e indígenas contra el gobierno. En respuesta, el gobierno apoyó a los escuadrones de la muerte militares que mataban a cualquiera que incluso pareciera indio o que pudiera haber estado apoyando el levantamiento. La matanza se conoció como La Matanza (la Masacre) y dejó más de 30.000 muertos. Marti finalmente fue arrestado y ejecutado.

La lucha continuó durante la década de 1970. Ambos lados continuaron luchando de un lado a otro en una serie interminable de asignaciones y golpes de estado. Como existía la presencia de guerrillas, los militares reinstalaron los escuadrones de la muerte para combatir a las fuerzas rebeldes. En 1979, otra junta militar derrocó al gobierno. Cuando la Junta hizo promesas de mejorar el nivel de vida en el país pero no lo hizo, el descontento con el gobierno provocó que los cinco principales grupos guerrilleros del país se unieran en el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN).

En 1980, comenzó oficialmente la guerra civil de El Salvador. Los militares apoyados por el gobierno apuntaron a cualquier persona de la que sospecharan que apoyaba la reforma social y económica. A menudo, las víctimas eran sindicalistas, clérigos, agricultores independientes y funcionarios universitarios. Durante los doce años siguientes, murieron miles de víctimas. Algunos de los más notables fueron el arzobispo Oscar Romero (asesinado a tiros en 1980), cuatro trabajadores de la iglesia en Estados Unidos (violados y asesinados en 1980) y seis sacerdotes jesuitas, su ama de llaves y su hija (asesinada a tiros en su casa en 1989). Los escuadrones de la muerte militares arrasaron aldeas enteras que se cree que estaban ayudando a los esfuerzos de la guerrilla. En 1981, los militares mataron a más de 1.000 personas en el pueblo de El Mozote. Los primeros informes de los ataques fueron negados tanto por El Salvador como por Estados Unidos, pero después de que se descubrieron las fosas comunes, fue difícil negar lo que había sucedido.

Mientras los militares defendían su postura de matar a los presuntos rebeldes, el FMLN también trabajó para volar puentes, cortar líneas eléctricas, destruir cafetales y cualquier otra cosa que dañara la economía que apoyaba al gobierno. El FMLN también asesinó y secuestró a funcionarios del gobierno. Con el paso del tiempo, los esfuerzos de la guerrilla se hicieron más avanzados. El FMLN pasó de utilizar machetes y pistolas pequeñas a utilizar lanzagranadas y otras armas importadas. Sus avances se volvieron más estratégicos y mejor planificados.

La guerra persistió a pesar de los esfuerzos de ambos lados para poner fin a los combates. El FMLN se negó a participar en las elecciones presidenciales, sintiendo que los resultados electorales se ajustarían a favor de los partidos de derecha. El gobierno se negó a asistir a las conversaciones de paz organizadas por el FMLN.

Hoy mucha gente dice que la guerra civil salvadoreña nunca hubiera durado tanto sin el apoyo de Estados Unidos. Como muchos países sumidos en una guerra civil, El Salvador agotó sus recursos luchando contra sí mismo. El gobierno pudo continuar sus esfuerzos con la ayuda de Estados Unidos, que había comenzado a apoyar al gobierno con ayuda financiera y militar tan pronto como comenzó la guerra. Aunque Estados Unidos suspendió temporalmente los fondos después de la violación y asesinato de las mujeres de la iglesia en 1980, el aparente creciente apoyo socialista en Nicaragua alentó al presidente Reagan a reactivar el apoyo a El Salvador. La ayuda militar y monetaria que apoyó al gobierno salvadoreño desde los Estados Unidos continuó hasta 1990. Durante el apogeo de la guerra, la ayuda promedió 1,5 millones de dólares por día. Estados Unidos finalmente cesó su apoyo sólo en 1990 después de que las Naciones Unidas se involucraron y el congresista Moakley confirmó los informes de violaciones de derechos humanos. Finalmente, la ayuda militar de Estados Unidos se convirtió en ayuda para la reconstrucción. Actualmente, Estados Unidos envía entre 30 y 35 millones de dólares anuales a El Salvador.

A lo largo de la guerra, los críticos de Estados Unidos lucharon para poner fin a la ayuda estadounidense al gobierno de El Salvador y argumentaron que Estados Unidos estaba invirtiendo dinero en una organización que cometía increíbles violaciones de los derechos humanos. Algunos dicen que Estados Unidos decidió permanecer ignorante de las violaciones para justificar sus acciones. Además, muchos argumentaron que Estados Unidos no tenía negocios en Centroamérica, ya que muchos países de la región, incluido El Salvador, estaban listos para el malestar interno.

Por el contrario, otros apoyaron la decisión del gobierno de intervenir. Estuvieron de acuerdo con el presidente Ronald Reagan cuando dijo: & # 8220 Lo que vemos en El Salvador es un intento de desestabilizar toda la región y, finalmente, trasladar el caos y la anarquía a la frontera estadounidense. & # 8221 Algunos sintieron paranoicamente que era esencial proteger a Estados Unidos. de cualquier posible avance comunista. Los rebeldes del FMLN fueron vistos como simpatizantes del comunismo porque aceptaron algunas armas de Cuba y contaron con el apoyo verbal del líder cubano Fidel Castro. (Se dice que la evidencia se encuentra en ciertos "Libros Blancos", pero no ha sido confirmada). La aceptación de cualquier apoyo cubano se consideró como una aceptación del apoyo soviético. En ese momento, los soviéticos eran vistos como la mayor amenaza para Estados Unidos.

Al final, unas 75.000 personas murieron como resultado de la guerra civil entre 1980 y 1992. La mayoría de estas personas eran simplemente civiles en el lugar equivocado en el momento equivocado. Si Estados Unidos tuvo razón o no al proporcionar ayuda al gobierno de El Salvador es un tema que todavía se debate en la actualidad, a medida que surgen más pruebas de crímenes de guerra y se procesa a más ex funcionarios del gobierno. ¿Sabía realmente Estados Unidos sobre la muerte de miles de civiles desarmados? ¿Apoyaba Fidel Castro activamente a los rebeldes? Todas estas son preguntas viables que deben responderse antes de decidir si Estados Unidos tenía razón o no.


Lectura recomendada

Por qué Trump no puede entender la inmigración de "países de mierda"

El diplomático y el asesino

Manos sucias

Cuando aparecieron por primera vez los informes de la masacre en Los New York Times y El Washington Post, el embajador estadounidense, Deane Hinton, envió a Greentree ya un agregado militar, el mayor del Cuerpo de Marines John McKay, a investigar. Concluyeron que había habido una masacre y que el batallón Atlacatl era el responsable, me dijo Greentree.

Pero eso no es lo que informó a Washington el embajador Hinton, un diplomático de carrera devorador de cigarros que murió el año pasado. En un cable de ocho páginas, buscó culpar a la guerrilla de izquierda. No habían hecho "nada para sacar" a los civiles "del camino de la batalla que sabían que se avecinaba", escribió. Luego sugirió que las víctimas podrían haber quedado atrapadas en un fuego cruzado o, como él mismo dijo, "podrían haber sufrido heridas como resultado del combate". (El Congreso también fue cómplice porque continuó asignando fondos para El Salvador a pesar de las atrocidades militares, dice Greentree, quien ocupó varios puestos diplomáticos después de El Salvador, incluso en Angola y Afganistán, y tiene un doctorado en historia de Oxford).

La guerra impulsada por Estados Unidos llevó a decenas de miles de salvadoreños a huir de la violencia en busca de seguridad en Estados Unidos. A mediados de los noventa, Clinton permitió que expirara su "estado de protección temporal". Esta decisión contribuyó a la violencia de las pandillas que marca a El Salvador hoy; no hace mucho, cuando pasaba un día sin un asesinato, era noticia de portada. Miles de los refugiados devueltos eran hombres jóvenes que habían desertado del ejército o de la guerrilla durante la guerra. And when they got back to El Salvador, with little beyond their fighting skills, they formed the nucleus of the gangs.

But El Salvador has made remarkable progress since the end of the war in 1992, and it is surely unfair to describe it as a “shithole.” Indeed, the country has held five presidential elections since the end of the war, all relatively free and fair, and with little violence. In 2009, after 15 years of right-wing presidents, Salvadorans elected elected a former guerrilla commander turned politician, and he was succeeded in the next election by another former revolutionary. El economista describes El Salvador as a “flawed democracy,” and ranks it number 60 on its “democracy index,” ahead of Mexico and Singapore.

Given America’s history in El Salvador, one might think the United States owes the country’s citizens an apology, rather than disparaging epithets.


El Salvador Government - History

Nombre del país:
conventional long form: Republic of El Salvador
conventional short form: El Salvador
local long form: Republica de El Salvador
local short form: El Salvador
etymology: name is an abbreviation of the original Spanish conquistador designation for the area "Provincia de Nuestro Senor Jesus Cristo, el Salvador del Mundo" (Province of Our Lord Jesus Christ, the Saviour of the World), which became simply "El Salvador" (The Savior)

Government type:
presidential republic

Capital:
name: San Salvador
geographic coordinates: 13 42 N, 89 12 W
time difference: UTC-6 (1 hour behind Washington, DC, during Standard Time)
etymology: Spanish for "Holy Saviour" (referring to Jesus Christ)

Administrative divisions:
14 departments (departamentos, singular - departamento) Ahuachapan, Cabanas, Chalatenango, Cuscatlan, La Libertad, La Paz, La Union, Morazan, San Miguel, San Salvador, San Vicente, Santa Ana, Sonsonate, Usulutan

Independence:
15 September 1821 (from Spain)

National holiday:
Independence Day, 15 September (1821)

Constitución:
history: many previous latest drafted 16 December 1983, enacted 23 December 1983
amendments: proposals require agreement by absolute majority of the Legislative Assembly membership passage requires at least two-thirds majority vote of the Assembly constitutional articles on basic principles, and citizen rights and freedoms cannot be amended amended many times, last in 2018 (2018)

Legal system:
civil law system with minor common law influence judicial review of legislative acts in the Supreme Court

International law organization participation:
has not submitted an ICJ jurisdiction declaration non-party state to the ICCt

Citizenship:
citizenship by birth: yes
citizenship by descent only: yes
dual citizenship recognized: yes
residency requirement for naturalization: 5 years

Executive branch:
chief of state: President Nayib Armando BUKELE Ortez (since 1 June 2019) Vice President Felix Augusto Antonio ULLOA Garay (since 1 June 2019) note - the president is both chief of state and head of government
head of government: President Nayib Armando BUKELE Ortez (since 1 June 2019) Vice President Felix Augusto Antonio ULLOA Garay (since 1 June 2019)
cabinet: Council of Ministers selected by the president
elections/appointments: president and vice president directly elected on the same ballot by absolute majority popular vote in 2 rounds if needed for a single 5-year term election last held on 3 February 2019 (next to be held on February 2024)
election results: Nayib Armando BUKELE Ortez elected president - Nayib Armando BUKELE Ortez (GANA) 53.1%, Carlos CALLEJA Hakker (ARENA) 31.72%, Hugo MARTINEZ (FMLN) 14.41%, other 0.77%

Legislative branch:
description: unicameral Legislative Assembly or Asamblea Legislativa (84 seats members directly elected in multi-seat constituencies and a single nationwide constituency by proportional representation vote to serve 3-year terms)
elections: last held on 4 March 2018 (next to be held in March 2021)
election results: percent of vote by party - ARENA 42.3%, FMLN 24.4%, GANA 11.5%, PCN 10.8%, PDC 3.2%, CD 0.9%, Independent 0.7%, other 6.2% seats by party - ARENA 37, FMLN 23, GANA 11, PCN 8, PDC 3, CD 1, independent 1 composition -men 58, women 26, percent of women 31%

Judicial branch:
highest courts: Supreme Court or Corte Suprema de Justicia (consists of 16 judges and 16 substitutes judges organized into Constitutional, Civil, Penal, and Administrative Conflict Chambers)
judge selection and term of office: judges elected by the Legislative Assembly on the recommendation of both the National Council of the Judicature, an independent body elected by the Legislative Assembly, and the Bar Association judges elected for 9-year terms, with renewal of one-third of membership every 3 years consecutive reelection is allowed
subordinate courts: Appellate Courts Courts of First Instance Courts of Peace

Political parties and leaders:
Christian Democratic Party or PDC [Rodolfo Antonio PARKER Soto]
Democratic Change (Cambio Democratico) or CD [Douglas AVILES] (formerly United Democratic Center or CDU)
Farabundo Marti National Liberation Front or FMLN [Medardo GONZALEZ]
Great Alliance for National Unity or GANA [Jose Andres ROVIRA Caneles]
National Coalition Party or PCN [Manuel RODRIGUEZ]
Nationalist Republican Alliance or ARENA [Mauricio INTERIANO]
Nuevas Ideas [Federico Gerardo ANLIKER]

International organization participation:
BCIE, CACM, CD, CELAC, FAO, G-11, G-77, IADB, IAEA, IBRD, ICAO, ICC (national committees), ICRM, IDA, IFAD, IFC, IFRCS, ILO, IMF, IMO, Interpol, IOC, IOM, IPU, ISO (correspondent), ITSO, ITU, ITUC (NGOs), LAES, LAIA (observer), MIGA, MINURSO, MINUSTAH, NAM (observer), OAS, OPANAL, OPCW, Pacific Alliance (observer), PCA, Petrocaribe, SICA, UN, UNCTAD, UNESCO, UNIDO, UNIFIL, Union Latina, UNISFA, UNMISS, UNOCI, UNWTO, UPU, WCO, WFTU (NGOs), WHO, WIPO, WMO, WTO

Representación diplomática en EE. UU .:
Ambassador (vacant) Charge d'Affaires Werner Matias ROMERO Guerra (since 9 June 2019)
chancery: 1400 16th Street NW, Suite 100, Washington, DC 20036
telephone: [1] (202) 595-7500
FAX: [1] (202) 232-1928
consulate(s) general: Atlanta, Boston, Brentwood (NY), Chicago, Dallas, Doral (FL), Doraville (GA), Houston, Las Vegas (NV), Los Angeles, McAllen (TX), New York, Nogales (AZ), San Francisco, Silver Spring (MD), Tucson (AZ), Washington, DC, Woodbridge (VA)
consulate(s): Elizabeth (NJ), Newark (NJ), Seattle, Woodbridge (VA)

Diplomatic representation from the US:
chief of mission: Ambassador Ronald D. JOHNSON (since 6 September 2019)
telephone: [503] 2501-2999
embassy: Final Boulevard Santa Elena Sur, Antiguo Cuscatlan, La Libertad, San Salvador
mailing address: Unit 3450, APO AA 34023 3450 San Salvador Place, Washington, DC 20521-3450
FAX: [503] 2501-2150

Flag description:
three equal horizontal bands of cobalt blue (top), white, and cobalt blue with the national coat of arms centered in the white band the coat of arms features a round emblem encircled by the words REPUBLICA DE EL SALVADOR EN LA AMERICA CENTRAL the banner is based on the former blue-white-blue flag of the Federal Republic of Central America the blue bands symbolize the Pacific Ocean and the Caribbean Sea, while the white band represents the land between the two bodies of water, as well as peace and prosperity
Nota: similar to the flag of Nicaragua, which has a different coat of arms centered in the white band also similar to the flag of Honduras, which has five blue stars arranged in an X pattern centered in the white band

National symbol(s):
turquoise-browed motmot (bird) national colors: blue, white

National anthem:
name: "Himno Nacional de El Salvador" (National Anthem of El Salvador)
lyrics/music: Juan Jose CANAS/Juan ABERLE
Nota: officially adopted 1953, in use since 1879 at 4:20 minutes, the anthem of El Salvador is one of the world's longest

NOTE: 1) The information regarding El Salvador on this page is re-published from the 2020 World Fact Book of the United States Central Intelligence Agency and other sources. No claims are made regarding the accuracy of El Salvador Government 2020 information contained here. All suggestions for corrections of any errors about El Salvador Government 2020 should be addressed to the CIA or the source cited on each page.
2) The rank that you see is the CIA reported rank, which may have the following issues:
a) They assign increasing rank number, alphabetically for countries with the same value of the ranked item, whereas we assign them the same rank.
b) The CIA sometimes assigns counterintuitive ranks. For example, it assigns unemployment rates in increasing order, whereas we rank them in decreasing order.


Ver el vídeo: LA GUERRA FRÍA - AMÉRICA LATINA. El Salvador I (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Lancdon

    Estoy de acuerdo con todos los anteriores. Intentemos discutir el asunto. Aquí, o por la tarde.

  2. Watelford

    No importa que

  3. Asher

    Totalmente comparto tu opinión. En ella algo también pienso, qué es excelente idea.

  4. Ruck

    los felicito, es simplemente magnifica idea

  5. Faejinn

    Los felicito, esta brillante idea tiene que ser solo a proposito



Escribe un mensaje