Noticias

Proclamación de Emancipación

Proclamación de Emancipación


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La mayoría de los miembros del Partido Republicano creían que la Constitución protegía la esclavitud en los estados. Sin embargo, algunos republicanos radicales como Thaddeus Stevens y Charles Sumner, argumentaron que después del estallido de la Guerra Civil estadounidense el presidente tenía el poder de abolir la esclavitud en los Estados Unidos.

En mayo de 1861, el general Benjamin F. Butler, un fuerte oponente de la esclavitud, fue puesto al mando de Fort Monroe en Virginia. Poco después, los esclavos fugitivos comenzaron a aparecer en el fuerte en busca de protección. Los dueños de esclavos exigieron que se devolviera a los fugitivos. Butler se negó, emitiendo una declaración de que consideraba a los esclavos como "contrabando de guerra". La acción de Butler fue bien recibida por los involucrados en la lucha contra la esclavitud y de inmediato se convirtió en el favorito de los republicanos radicales.

Abraham Lincoln creía que la acción de Butler era inconstitucional. Sin embargo, después de una reunión de gabinete, se decidió no reprender a Butler. Tres meses después, el general de división John C. Fremont, comandante del Ejército de la Unión en St. Louis, proclamó que todos los esclavos de propiedad de los confederados en Missouri eran libres. Esta vez, Lincoln decidió pedirle a Fremont que modificara su orden y liberara solo a los esclavos propiedad de los habitantes de Missouri que trabajaban activamente para el sur.

Cuando John C. Fremont se negó a dar marcha atrás, fue despedido. Lincoln escribió a Fremont: "¿Se puede pretender que ya sea el gobierno de los Estados Unidos - cualquier gobierno de Constitución y leyes - donde un General o un Presidente, puede hacer reglas permanentes de propiedad por proclamación"? Fremont fue reemplazado por el conservador general Henry Halleck. Inmediatamente emitió una orden que prohibía a los esclavos fugitivos solicitar permiso para ser protegidos por el Ejército de la Unión.

Los republicanos radicales estaban furiosos con Lincoln por despedir a John C. Fremont. El presidente del Comité de Finanzas del Senado, William Fessenden, describió las acciones de Lincoln como "una concesión débil e injustificable en los hombres de la Unión de los estados fronterizos. Mientras que Charles Sumner escribió a Lincoln quejándose de sus acciones y remarcó lo triste que era" tener la poder de un dios y no usarlo como un dios ".

La situación se repitió en mayo de 1862, cuando el general David Hunter comenzó a reclutar soldados negros en el distrito ocupado bajo su control. Poco después, Hunter emitió una declaración de que todos los esclavos propiedad de los confederados en su área (Georgia, Florida y Carolina del Sur) eran libres. Lincoln estaba furioso y, a pesar de las súplicas de Salmon Chase, el Secretario del Tesoro, le ordenó disolver el 1er regimiento de Carolina del Sur (ascendencia africana) y retractarse de su proclamación.

El 19 de agosto de 1862, Horace Greeley escribió una carta abierta al Abraham Lincoln en el Tribuna de Nueva York sobre obligar a David Hunter a retractarse de su proclamación. Greeley criticó al presidente por no haber hecho de la esclavitud el tema dominante de la guerra y por comprometer los principios morales por motivos políticos. Lincoln respondió el 22 de agosto: "Mi objetivo principal en esta lucha es salvar la Unión, y no salvar ni destruir la esclavitud. Si pudiera salvar la Unión sin liberar a ningún esclavo, lo haría; y si pudiera salvarlo liberando a todos los esclavos, lo haría ".

A pesar de esta disputa pública con Horace Greeley, Lincoln ya estaba reconsiderando sus puntos de vista sobre el poder del presidente para abolir la esclavitud. Escribió que los acontecimientos de la guerra habían sido "fundamentales y asombrosos". Admitió que estos eventos habían cambiado de opinión sobre la emancipación. En esto lo ayudó William Whiting, un abogado del Departamento de Guerra, quien le dijo que, en su opinión, los poderes de guerra del presidente le daban el derecho a emancipar a los esclavos.

Después de consultar con su vicepresidente, Hannibal Hamlin, Lincoln escribió el primer borrador de su Proclamación de Emancipación. Cuando Lincoln le contó a su gabinete de sus planes para liberar a los esclavos en la Confederación no conquistada, Montgomery Blair, el Director General de Correos lideró el ataque a la idea. Blair argumentó que si Lincoln seguía adelante con esto, el Partido Republicano perdería el poder. William Seward, el Secretario de Estado, estuvo de acuerdo con la decisión de Lincoln, pero abogó por que no se emitiera hasta que el Ejército de la Unión tuviera una gran victoria militar.

El 17 de septiembre de 1862, George McClellan derrotó a Robert E. Lee en Antietam. Fue el día más costoso de la guerra con el Ejército de la Unión con 2.108 muertos, 9.549 heridos y 753 desaparecidos. El Ejército Confederado, que ahora tenía serias dificultades para reemplazar las pérdidas, tenía 2.700 muertos, 9.024 heridos y 2.000 desaparecidos.

Aunque lejos de ser una victoria abrumadora, el 22 de septiembre Lincoln se sintió lo suficientemente fuerte como para emitir su Proclamación de Emancipación. El comunicado decía que todos los esclavos serían declarados libres en aquellos estados que aún se rebelaran contra Estados Unidos el 1 de enero de 1863. La medida sólo se aplicaba a aquellos estados que, después de esa fecha, quedaron bajo el control militar del Ejército de la Unión. No se aplicó a los estados esclavistas como Delaware, Kentucky, Maryland, Missouri y partes de Virginia y Louisiana, que ya estaban ocupadas por tropas del Norte.

Lincoln firmó el borrador final de la Proclamación de Emancipación el 1 de enero de 1863. Había dos oportunidades importantes para el documento publicado el 22 de septiembre. Esto incluyó la omisión del pasaje de que el gobierno "no haría ningún acto o acto para reprimir a esas personas en cualquier esfuerzo que puedan hacer por su libertad real". Los conservadores del gabinete de Lincoln sostuvieron que este pasaje sugería que el gobierno estaba dispuesto a apoyar las rebeliones de esclavos en el sur.

El otro cambio fue que, bajo la presión de los republicanos radicales, Lincoln acordó aceptar una cláusula que aceptaba ex esclavos en el Ejército de la Unión. Durante los dos años siguientes, seis regimientos de caballería de color de los EE. UU., Once regimientos y cuatro compañías de artillería pesada de color de los EE. UU., Diez baterías de la artillería ligera de color de los EE. UU., Y 100 regimientos y dieciséis compañías de infantería de color de los EE. UU. Se levantaron durante la guerra. Al final del conflicto, casi 190.000 soldados y marineros negros habían servido en las fuerzas de la Unión.

No debe dejarse superar por su Gabinete, el Congreso, los Generales de División y el pueblo. Es el jefe de la nación, a la que naturalmente espera movimientos hacia adelante. Pero en su última modificación de la orden de Fremont, casi parece como si deseara retroceder.

Cuando el general Fremont proclamó la libertad a los esclavos de los rebeldes en Missouri, fue recibido con alegría casi universal en todos los Estados libres. El instinto popular lo reconoció de inmediato como un golpe en el corazón de la rebelión. La orden de fusilar a los rebeldes no tenía ni la mitad del significado de esta proclamación de la libertad de sus esclavos. Pero el presidente lo modificó de inmediato, en la medida en que sus características contra la esclavitud iban más allá de la Ley de Confiscación. Su propiedad de esclavos debe considerarse más sagrada que cualquier otra propiedad; más sagrado que sus vidas; más sagrado incluso que la vida de la República. ¿Podría alguna política ser más completamente suicida?

Se ha adoptado como una medida militar para hacer frente a una exigencia militar y, a mi juicio, debería permitirse que recaiga sobre la responsabilidad del Comandante General que lo hizo. Lo aprobarán cordialmente, estoy seguro, más de las nueve décimas partes de las personas en las que debe contar para el apoyo de su administración.

Ningún comandante general hará tal cosa, bajo mi responsabilidad, sin consultarme.

No me entrometo en decirles, porque ya deben saberlo, que una gran proporción de los que triunfaron en su elección, y de todos los que desean la total represión de la rebelión que ahora asola nuestro país, están únicamente decepcionados y profundamente dolidos por la política que parece estar siguiendo con respecto a los esclavos de los rebeldes.

Creemos que usted es extraña y desastrosamente negligente en el cumplimiento de su deber oficial e imperativo con respecto a las disposiciones emancipadoras de la nueva Ley de Confiscación. Esas disposiciones fueron diseñadas para combatir la esclavitud con libertad. Ellos prescriben que los hombres leales a la Unión, y dispuestos a derramar su sangre en su favor, ya no serán sometidos, con el consentimiento de la nación, a la esclavitud de traidores persistentes y malignos, que durante veinte años han estado conspirando y durante dieciséis meses. estado luchando para dividir y destruir nuestro país. No podemos concebir por qué estos traidores deben ser tratados con ternura por usted, en perjuicio de los derechos más queridos de los hombres leales.

La Proclamación de Fremont y la Orden de Hunter que favorecían la emancipación fueron inmediatamente anuladas por usted; mientras que el número tres de Halleck, que prohíbe a los fugitivos de la esclavitud a los rebeldes entrar dentro de sus líneas, una orden tan poco militar como inhumana, y que recibió la aprobación cordial de todos los traidores en Estados Unidos, con una tendencia similar, nunca ha provocado ni siquiera su protesta.

Si hay quienes no salvarían la Unión a menos que pudieran al mismo tiempo destruir la esclavitud. No estoy de acuerdo con ellos. Mi objetivo primordial en esta lucha es salvar la Unión, y no salvar ni destruir la esclavitud. Si pudiera salvar la Unión sin liberar a ningún esclavo, lo haría; y si pudiera salvarlo liberando a todos los esclavos, lo haría; y si pudiera hacerlo liberando a algunos y dejando a otros solos, también lo haría.

Que el 1 de enero de 1863 d.C., todas las personas mantenidas como esclavas dentro de cualquier Estado o parte designada de un Estado cuyo pueblo se rebelará entonces contra los Estados Unidos serán entonces, en adelante, y para siempre libres; y el gobierno ejecutivo de los Estados Unidos, incluida la autoridad militar y naval del mismo, reconocerá y mantendrá la libertad de dichas personas y no hará ningún acto o actos para reprimir a dichas personas, oa cualquiera de ellas, en cualquier esfuerzo que puedan hacer para su libertad real.

El primero de enero de 1863 fue un día memorable en el progreso de la libertad y la civilización estadounidenses. Fue el punto de inflexión en el conflicto entre libertad y esclavitud. Entonces se dio un golpe mortal a la rebelión esclavista. Hasta entonces, el brazo federal había sido más que tolerante con ese relicto de la barbarie. El secretario de Guerra, William H. Seward, había advertido al mundo que, "sin importar cómo terminara la guerra por la Unión, no se haría ningún cambio en la relación entre amo y esclavo". Sobre esta plataforma esclavista se había librado la guerra contra la rebelión durante más de dos años. No había sido una guerra de conquista, sino más bien una guerra de conciliación. McClellan, al mando del ejército, había intentado, aparentemente, sofocar la rebelión sin herir a los rebeldes, ciertamente sin herir a la esclavitud, y el gobierno parecía cooperar con él en ambos aspectos.

Charles Sumner, William Lloyd Garrison, Wendell Phillips, Gerrit Smith y toda la falange antiesclavista del norte habían denunciado esta política y habían suplicado al señor Lincoln que adoptara una contraria, pero en vano. Los generales, en el campo, y los consejos en el gabinete, habían persistido en hacer avanzar esta política a través de derrotas y desastres, incluso al borde de la ruina. Luchamos contra la rebelión, pero no su causa. Y ahora, en este día del 1 de enero de 1863, se hizo el anuncio formal y solemne de que a partir de entonces el gobierno se encontraría del lado de la emancipación. Esta proclamación lo cambió todo.

Una mañana, mi amo recibió la noticia de que los Yankees habían abandonado Mobile Bay y habían cruzado las líneas confederadas, y que el presidente Lincoln había firmado la Proclamación de Emancipación. La señora sugirió que no se debería informar a los esclavos de su libertad; pero el maestro dijo que se lo diría, porque pronto lo descubrirían, aunque él no se lo dijera. La señora, sin embargo, dijo que podía quedarse con los tres hijos de mi madre, porque mi madre había estado fuera tanto tiempo.

Todos los esclavos abandonaron la plantación con la noticia de su libertad, excepto los que estaban débiles o enfermos. Con la ayuda de estos, se recogieron las cosechas. Mi ama y sus hijas tuvieron que ir a la cocina y a la tina. Mi medio hermano pequeño, Henry, y yo tuvimos que recoger patatas fritas y ayudar todo lo que pudimos. Mi hermana, Caroline, que tenía doce años, podía ayudar en la cocina.

La Proclamación de Emancipación enviada por la pluma de Abraham Lincoln, quien finalmente cayó como un mártir de la libertad estadounidense, fue el periódico estatal más sublime e importante que se haya enviado desde la Mansión Ejecutiva en Washington al pueblo estadounidense. Este acto legislativo elevó a Lincoln por encima del alto nivel del estadista más grande de Estados Unidos. Era un hombre eminentemente apto para el puesto supremo que ocupaba. Vio el peligro de su país y supo que había llegado el momento importante. Al dar el paso fuerte y sabio que dio, salvó al país de la ruina y la desgracia y, gracias a Dios, hizo que más de cuatro millones de corazones se regocijaran.

Sé, tan plenamente como se pueden conocer las opiniones de los demás, que algunos de los comandantes de nuestros ejércitos en el campo que nos han dado nuestros éxitos más importantes creen que la política de emancipación y el uso de las tropas de color constituyen el golpe más duro que se ha dado hasta ahora. a la rebelión, y que al menos uno de estos importantes éxitos no podría haberse logrado cuando fue sin la ayuda de los soldados negros. Entre los comandantes que sostienen estos puntos de vista hay algunos que nunca han tenido ninguna afinidad con lo que se llama abolicionismo o con la política del Partido Republicano, pero que los mantienen como opiniones puramente militares.


Antecedentes y significado de la Proclamación de Emancipación

La Proclamación de Emancipación fue un documento promulgado por el presidente Abraham Lincoln el 1 de enero de 1863, que liberó a las personas esclavizadas y retenidas en los estados en rebelión contra Estados Unidos.

La firma de la Proclamación de Emancipación no liberó a muchos de los esclavizados en un sentido práctico, ya que no se pudo hacer cumplir en áreas fuera del control de las tropas de la Unión. Sin embargo, marcó una importante aclaración de la política del gobierno federal hacia la esclavitud, que había estado evolucionando desde el estallido de la Guerra Civil.

Y, por supuesto, al emitir la Proclamación de Emancipación, Lincoln aclaró una posición que se había vuelto polémica durante el primer año de la guerra. Cuando se postuló para presidente en 1860, la posición del Partido Republicano fue que estaba en contra de la extensión de la esclavitud a nuevos estados y territorios.

Y cuando los estados pro esclavitud del Sur se negaron a aceptar los resultados de las elecciones y desencadenaron la crisis de la secesión y la guerra, la posición de Lincoln sobre la esclavitud pareció confusa para muchos estadounidenses. ¿Liberaría la guerra a los esclavizados? Horace Greeley, el destacado editor del New York Tribune, desafió públicamente a Lincoln sobre ese tema en agosto de 1862, cuando la guerra había durado más de un año.


Proclamación de emancipación - Historia

Proclamación de Emancipación
ID de historial digital 4012

Autor: Abraham Lincoln
Fecha: 1863

Anotación: El presidente Abraham Lincoln libera esclavos en áreas en rebelión contra Estados Unidos.

La nación se vio envuelta en la Guerra Civil cuando el presidente Abraham Lincoln pronunció la Proclamación de Emancipación el 1 de enero de 1863. Si bien la Proclamación no liberó instantáneamente a un solo esclavo, permitió a los hombres negros servir en el Ejército y la Marina de la Unión. Casi 200.000 hombres negros lucharon por la Unión y, en última instancia, por la libertad humana.

Aunque la redacción de la Proclamación resonaba como la liberación de los esclavos, en realidad tenía un significado bastante restringido. Solo se refería a los estados que se habían separado de la Unión. Excluyó las áreas confederadas que el Norte ya controlaba. Y quizás lo más significativo es que la libertad de los esclavos dependía de la victoria de la Unión.


Documento: La Proclamación de Emancipación 1 de enero de 1863

Por el presidente de los Estados Unidos de América:

Considerando que, el día veintidós de septiembre, en el año de Nuestro Señor mil ochocientos sesenta y dos, el Presidente de los Estados Unidos emitió una proclama que contenía, entre otras cosas, lo siguiente, a saber:

"Que en el primer día de enero del año de Nuestro Señor mil ochocientos sesenta y tres, todas las personas mantenidas como esclavas dentro de cualquier Estado o parte designada de un Estado, el pueblo del cual entonces se rebelará contra los Estados Unidos. Los Estados serán entonces, en adelante, y para siempre libres y el Gobierno Ejecutivo de los Estados Unidos, incluyendo la autoridad militar y naval de los mismos, reconocerá y mantendrá la libertad de tales personas, y no hará ningún acto o acto para reprimirlas. o cualquiera de ellos, en cualquier esfuerzo que puedan hacer por su libertad real.

"Que el Ejecutivo, el primero de enero antes mencionado, mediante proclamación, designará los Estados y partes de Estados, si los hubiere, en los que el pueblo de los mismos, respectivamente, se rebelará contra los Estados Unidos y el hecho de que cualquier El Estado, o el pueblo del mismo, en ese día estará, de buena fe, representado en el Congreso de los Estados Unidos por miembros elegidos para el mismo en elecciones en las que haya participado la mayoría de los votantes calificados de dicho Estado, deberá, en ausencia de fuerte testimonio compensatorio, se considerará prueba concluyente de que dicho Estado, y su pueblo, no se rebelan entonces contra los Estados Unidos ". Ahora, por lo tanto, yo, Abraham Lincoln, Presidente de los Estados Unidos, en virtud del poder que se me ha otorgado como Comandante en Jefe del Ejército y la Marina de los Estados Unidos en tiempos de rebelión armada real contra la autoridad y el gobierno de Estados Unidos. Estados Unidos, y como medida de guerra adecuada y necesaria para reprimir dicha rebelión, hacer, en este primer día de enero, en el año de Nuestro Señor, mil ochocientos sesenta y tres, y de acuerdo con mi propósito de hacerlo proclamado públicamente por el período completo de cien días, a partir del primer día antes mencionado, ordenar y designar como los Estados y partes de los Estados en los que el pueblo de los mismos, respectivamente, están este día en rebelión contra los Estados Unidos, los siguientes, a saber:

Arkansas, Texas, Louisiana (excepto las parroquias de San Bernardo, Plaquemines, Jefferson, St. John, St. Charles, St. James Ascension, Assumption, Terrebonne, Lafourche, St. Mary, St. Martin y Orleans, incluidas la ciudad de Nueva Orleans) Mississippi, Alabama, Florida, Georgia, Carolina del Sur, Carolina del Norte y Virginia (excepto los cuarenta y ocho condados designados como Virginia Occidental, y también los condados de Berkley, Accomack, Northampton, Elizabeth City, York , Princess Ann y Norfolk, incluidas las ciudades de Norfolk y Portsmouth [)], y que partes exceptuadas, se dejan por el momento precisamente como si esta proclamación no se hubiera emitido.

Y en virtud del poder, y para el propósito antes mencionado, ordeno y declaro que todas las personas mantenidas como esclavas dentro de dichos Estados designados, y partes de los Estados, son, y de ahora en adelante serán libres y que el Gobierno Ejecutivo de los Estados Unidos , incluidas sus autoridades militares y navales, reconocerá y mantendrá la libertad de dichas personas.

Y por la presente ordeno a las personas así declaradas que sean libres de abstenerse de toda violencia, a menos que sea necesario en defensa propia y les recomiendo que, en todos los casos cuando se les permita, trabajen fielmente por salarios razonables.

Y además declaro y doy a conocer, que tales personas de condición adecuada, serán recibidas en el servicio armado de los Estados Unidos para guarnición de fuertes, posiciones, estaciones y otros lugares, y para tripular buques de todo tipo en dicho servicio.

Y sobre este acto, que se cree sinceramente que es un acto de justicia, garantizado por la Constitución, por necesidad militar, invoco el juicio considerado de la humanidad y el bondadoso favor del Dios Todopoderoso.

En fe de lo cual, firmo la presente y hago que se coloque el sello de los Estados Unidos.

Hecho en la ciudad de Washington, el primero de enero del año de Nuestro Señor mil ochocientos sesenta y tres, y de la Independencia de los Estados Unidos de América el ochenta y siete.


Transcripción de la proclamación

Considerando que, el día veintidós de septiembre, en el año de Nuestro Señor mil ochocientos sesenta y dos, el Presidente de los Estados Unidos emitió una proclama que contenía, entre otras cosas, lo siguiente, a saber:

"Que el primer día de enero del año de Nuestro Señor mil ochocientos sesenta y tres, todas las personas mantenidas como esclavas dentro de cualquier Estado o parte designada de un Estado, el pueblo del cual entonces se rebelará contra los Estados Unidos. Los Estados serán entonces, en adelante, y para siempre libres y el Gobierno Ejecutivo de los Estados Unidos, incluyendo la autoridad militar y naval de los mismos, reconocerá y mantendrá la libertad de tales personas, y no hará ningún acto o acto para reprimirlas. o cualquiera de ellos, en cualquier esfuerzo que puedan hacer por su libertad real.

"Que el Ejecutivo, el primero de enero antes mencionado, mediante proclamación, designará los Estados y partes de Estados, si los hubiere, en los que el pueblo de los mismos, respectivamente, se rebelará contra los Estados Unidos y el hecho de que cualquier El Estado, o el pueblo del mismo, en ese día estará, de buena fe, representado en el Congreso de los Estados Unidos por miembros elegidos para el mismo en elecciones en las que haya participado la mayoría de los votantes calificados de dicho Estado, deberá, en caso de ausencia de fuerte testimonio compensatorio, se considerará prueba concluyente de que dicho Estado, y su pueblo, no se rebelan entonces contra los Estados Unidos ".

Ahora, por lo tanto, yo, Abraham Lincoln, Presidente de los Estados Unidos, en virtud del poder que se me ha otorgado como Comandante en Jefe del Ejército y la Marina de los Estados Unidos en tiempos de rebelión armada real contra la autoridad y el gobierno de Estados Unidos. Estados Unidos, y como medida de guerra adecuada y necesaria para reprimir dicha rebelión, hacer, en este primer día de enero, en el año de Nuestro Señor, mil ochocientos sesenta y tres, y de acuerdo con mi propósito de hacerlo proclamado públicamente por el período completo de cien días, a partir del primer día antes mencionado, ordenar y designar como los Estados y partes de los Estados en los que el pueblo de los mismos, respectivamente, están este día en rebelión contra los Estados Unidos, los siguientes, a saber:

Arkansas, Texas, Louisiana (excepto las parroquias de San Bernardo, Plaquemines, Jefferson, St. John, St. Charles, St. James Ascension, Assumption, Terrebonne, Lafourche, St. Mary, St. Martin y Orleans, incluidas la ciudad de Nueva Orleans) Mississippi, Alabama, Florida, Georgia, Carolina del Sur, Carolina del Norte y Virginia (excepto los cuarenta y ocho condados designados como Virginia Occidental, y también los condados de Berkley, Accomac, Northampton, Elizabeth City, York , Princess Ann y Norfolk, incluidas las ciudades de Norfolk y Portsmouth [)], y que partes exceptuadas, se dejan por el momento precisamente como si esta proclamación no se hubiera emitido.

Y en virtud del poder, y para el propósito antes mencionado, ordeno y declaro que todas las personas mantenidas como esclavas dentro de dichos Estados designados, y partes de los Estados, son, y de ahora en adelante serán libres y que el Gobierno Ejecutivo de los Estados Unidos , incluidas sus autoridades militares y navales, reconocerá y mantendrá la libertad de dichas personas.

Y por la presente ordeno a las personas así declaradas que sean libres de abstenerse de toda violencia, a menos que sea necesario en defensa propia y les recomiendo que, en todos los casos cuando se les permita, trabajen fielmente por salarios razonables.

Y además declaro y doy a conocer, que tales personas de condición adecuada, serán recibidas en el servicio armado de los Estados Unidos para guarnición de fuertes, posiciones, estaciones y otros lugares, y para tripular buques de todo tipo en dicho servicio.

Y sobre este acto, que se cree sinceramente que es un acto de justicia, garantizado por la Constitución, por necesidad militar, invoco el juicio considerado de la humanidad y el bondadoso favor del Dios Todopoderoso.

En fe de lo cual, firmo la presente y hago que se coloque el sello de los Estados Unidos.

Hecho en la ciudad de Washington, el primero de enero del año de Nuestro Señor mil ochocientos sesenta y tres, y de la Independencia de los Estados Unidos de América el ochenta y siete.

Por el presidente: ABRAHAM LINCOLN
WILLIAM H. SEWARD, Secretario de Estado.

Esta página fue revisada por última vez el 5 de mayo de 2017.
Contáctenos con preguntas o comentarios.


Proclamación preliminar de emancipación, 22 de septiembre de 1862

Por el presidente de los Estados Unidos de América.

Yo, Abraham Lincoln, Presidente de los Estados Unidos de América, y Comandante en Jefe del Ejército y Armada de los mismos, por la presente proclamo y declaro que en lo sucesivo, como hasta ahora, la guerra será perseguida con el objeto de restaurar prácticamente la constitucionalidad. relación entre los Estados Unidos, y cada uno de los Estados, y su pueblo, en qué Estados esa relación está, o puede ser, suspendida o perturbada.

Que es mi propósito, en la próxima reunión del Congreso, recomendar nuevamente la adopción de una medida práctica que ofrezca ayuda pecuniaria a la libre aceptación o rechazo de todos los Estados esclavistas, así llamados, cuyo pueblo no puede entonces rebelarse contra los Estados Unidos. Estados y qué Estados pueden haber adoptado voluntariamente, o posteriormente pueden adoptar voluntariamente, la abolición inmediata o gradual de la esclavitud dentro de sus respectivos límites y que el esfuerzo por colonizar a las personas afrodescendientes, con su consentimiento, en este continente o en cualquier otro lugar, con el Se continuará con el consentimiento obtenido previamente de los Gobiernos allí existentes.

Que en el primer día de enero del año de nuestro Señor, mil ochocientos sesenta y tres, todas las personas mantenidas como esclavas dentro de cualquier Estado, o parte designada de un Estado, el pueblo del cual entonces se rebelará contra los Estados Unidos. Los Estados serán entonces, en adelante, y para siempre libres y el gobierno ejecutivo de los Estados Unidos, incluyendo la autoridad militar y naval de los mismos, reconocerá y mantendrá la libertad de tales personas, y no hará ningún acto o acto para reprimir a tales personas, o cualquiera de ellos, en cualquier esfuerzo que puedan hacer por su libertad real.

Que el ejecutivo, el primero de enero antes mencionado, mediante proclamación, designará los Estados, y parte de los Estados, si los hubiera, en los que el pueblo de los mismos, respectivamente, se rebelará contra los Estados Unidos y el hecho de que cualquier Estado , o su pueblo estará, ese día, de buena fe representado en el Congreso de los Estados Unidos, por miembros elegidos para el mismo, en elecciones en las que haya participado la mayoría de los votantes calificados de dicho Estado, deberá, en ausencia de un fuerte testimonio compensatorio, se considerará prueba concluyente de que dicho Estado y su pueblo no están en rebelión contra los Estados Unidos.

Por la presente se llama la atención a una Ley del Congreso titulada & # 8220Una Ley para hacer un Artículo de Guerra adicional & # 8221 aprobada el 13 de marzo de 1862, y cuya ley está en las palabras y la figura siguientes:

& # 8220 Sea promulgado por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América en el Congreso reunido, Que en lo sucesivo se promulgará como un artículo adicional de guerra para el gobierno del ejército de los Estados Unidos, y será obedecido y observado como tal:
& # 8220 Artículo-Todos los oficiales o personas en el servicio militar o naval de los Estados Unidos tienen prohibido emplear cualquiera de las fuerzas bajo sus respectivos comandos con el propósito de devolver a los fugitivos del servicio o del trabajo, que puedan haber escapado de cualquier persona a quien tal servicio o trabajo se reclama como debido, y cualquier oficial que sea declarado culpable por un consejo de guerra de violar este artículo será destituido del servicio.
& # 8220Sec.2. Y se promulgue además, que esta ley entrará en vigor desde y después de su aprobación. & # 8221

También a las secciones novena y décima de una ley titulada & # 8220Una ley para reprimir la insurrección, castigar la traición y la rebelión, confiscar y confiscar la propiedad de los rebeldes y para otros fines & # 8221 aprobada el 17 de julio de 1862, y qué secciones están en las palabras y figuras siguientes:

& # 8220Sec.9. Y se promulgue además, que todos los esclavos de personas que en lo sucesivo se involucrarán en rebelión contra el gobierno de los Estados Unidos, o que de alguna manera brindarán ayuda o consuelo al mismo, escapando de tales personas y refugiándose dentro de las líneas del gobierno de los Estados Unidos. ejército y todos los esclavos capturados de esas personas o abandonados por ellos y que estén bajo el control del gobierno de los Estados Unidos y todos los esclavos de esas personas que se encuentren en (o) se encuentren dentro de cualquier lugar ocupado por las fuerzas rebeldes y luego ocupado por las fuerzas de Estados Unidos, serán considerados cautivos de guerra, y estarán libres para siempre de su servidumbre y no volverán a ser retenidos como esclavos.

& # 8220Sec.10. Y además se promulgará, que ningún esclavo que escape a cualquier estado, territorio o distrito de Columbia, desde cualquier otro estado, será entregado o impedido o impedido de alguna manera su libertad, excepto por un delito o alguna ofensa. en contra de las leyes, a menos que la persona que reclama a dicho fugitivo primero haga juramento de que la persona a quien se alega que se le debe el trabajo o servicio de dicho fugitivo es su dueño legítimo y no ha llevado armas contra los Estados Unidos en la presente rebelión, ni de ninguna manera se le proporcione ayuda y consuelo y ninguna persona comprometida en el servicio militar o naval de los Estados Unidos asumirá, bajo ningún pretexto, decidir sobre la validez del reclamo de cualquier persona al servicio o trabajo de cualquier otro persona, o entregar a dicha persona al reclamante, bajo pena de ser despedido del servicio. & # 8221

Y por la presente exhorto y ordeno a todas las personas involucradas en el servicio militar y naval de los Estados Unidos que observen, obedezcan y hagan cumplir, dentro de sus respectivas esferas de servicio, la ley y las secciones antes mencionadas.

Y el ejecutivo recomendará a su debido tiempo que todos los ciudadanos de los Estados Unidos que hayan permanecido leales a ellos durante la rebelión, deberán (al restablecerse la relación constitucional entre los Estados Unidos, y sus respectivos Estados y personas, si esa relación debe haber sido suspendido o perturbado) será compensado por todas las pérdidas por actos de los Estados Unidos, incluida la pérdida de esclavos.

En testimonio de lo cual, he suscrito la presente y he hecho que se coloque el sello de los Estados Unidos.

Done at the City of Washington this twenty-second day of September, in the year of our Lord, one thousand, eight hundred and sixty-two, and of the Independence of the United States the eighty seventh.

[Signed:] By the President, Abraham Lincoln,

[Signed:] William H. Seward, Secretary of State

(Emancipation Proclamation, from the holdings of the National Archives and Records Administration)


Emancipation Proclamation: Effects, Impacts, and Outcomes

There is one document from the American Civil War that is considered to be one of the most important, valuable and impactful of all documents. That document was known as the Emancipation Proclamation.

This executive order was drafted and signed by Abraham Lincoln on January 1 st , 1863, during the Civil War. Many people believe that the emancipation proclamation effectively ended slavery but the truth is far more complicated than that.

Lectura recomendada

US History Timeline: The Dates of America’s Journey
How Old Is the United States of America?
Emancipation Proclamation: Effects, Impacts, and Outcomes

The Emancipation Proclamation was a momentous occasion in the history of the United States. It was created by Abraham Lincoln as a way to try and take advantage of the rebellion that was currently underway in the south. This rebellion was known as the Civil War, with the North and the South divided due to ideological differences.

The political situation of the Civil War was relatively dire. With the South in a state of outright rebellion, it was on Abraham Lincoln’s shoulders to try and preserve the Union at all costs. The war itself was still not recognized by the North as a war, because Abraham Lincoln refused to recognize the South as its own nation. While the South prefer to call itself the Confederate States of America, to the north they were still states of the United States of America.

Civil War Biographies

Ann Rutledge: Abraham Lincoln’s First True Love?
The Paradoxical President: Re-imagining Abraham Lincoln
The Right Arm of Custer: Colonel James H. Kidd
The Jekyll and Hyde Myth Of Nathan Bedford Forrest
William McKinley: Modern-Day Relevance of a Conflicted Past

The Emancipation Proclamation’s entire purpose was to free the slaves in the South. In fact, the Emancipation Proclamation had nothing to do with slavery in the North. The Union would still be a slave nation during the war, despite the fact that Abraham Lincoln would y be laying the ground for a greater abolitionist movement. When the proclamation was passed, it was aimed at the states that were currently in rebellion the entire purpose was to disarm the South.

During the Civil War, the Southern economy was primarily based on slavery. With the majority of men fighting in the Civil War, slaves were used primarily for reinforcing soldiers, transporting goods, and working in agricultural labor back home. The South did not have the same level of industrialism without slavery, as the North did. Essentially, when Lincoln passed to the Emancipation Proclamation it was actually an attempt to weaken the Confederate states by removing one of their strongest methods of production.

This decision was primarily pragmatic Lincoln was focused entirely on disarming the South. However, regardless of intentions, the Emancipation Proclamation signaled a shift in the purpose of the Civil War. The war was no longer simply about preserving the state of the union, the war was more or less about ending slavery. The Emancipation Proclamation was not a well-received action. It was a strange political maneuver and even most of Lincoln’s cabinet was hesitant to believe that it would be effective. The reason that the Emancipation Proclamation is such a curious document is because it was passed as under the President’s war-time powers.

Normally, the American Presidency has very little power of decree. Lawmaking and legislative control belongs to Congress. The President does have the ability to issue what is known as an executive order. Executive orders have the full backing and force of a law, but for the most part they are subject to control from Congress. The president himself has very little power outside of what Congress allows, except in wartime. As the commander-in-chief, the president has the ability to use wartime powers to enforce special laws. The Emancipation Proclamation was one of those laws that Lincoln had used his military powers to enforce.

Originally, Lincoln believed in the progressive elimination of slavery in all states. He believed that it was primarily up to the states to oversee the progressive abolition of slavery in their own individual power. Regardless of his political position on the matter, however, Lincoln had always believed that slavery was wrong. The Emancipation Proclamation served more as a military maneuver than a political maneuver. At the same time, this action cemented Lincoln as being a staunchly aggressive abolitionist and would ensure that slavery would eventually be removed from the entire United States.

One major political effect that the Emancipation Proclamation had was the fact that it invited slaves to serve in the Union Army. Such an action was a brilliant strategic choice. The decision to pass a law that told all slaves from the South that they were free and encouraging them to take up arms to join in the fight against their former masters was the brilliant tactical maneuver. Ultimately with those permissions, many freed slaves joined the Northern Army, drastically increasing their manpower. The North by the end of the war had over 200,000 African-Americans fighting for them.

The South was more or less in a state of turmoil after such an announcement. The proclamation had actually been publicized three times, the first time as a threat, the second time as a more formal announcement and then the third time as the signing of the Proclamation. When the Confederates heard the news, they were in a state of severe disrepair. One of them primary issues was that as the North advanced into territories and seized control of Southern land, they would often capture slaves. These slaves were simply restricted as contraband, not returned to their owners – the South.

When the Emancipation Proclamation was announced, all current contraband, i.e. the slaves, were freed at the stroke of midnight. There was no offer of compensation, payment, or even a fair trade to the slave-owners. These slave-holders were suddenly deprived of what they believe to be property. Combined with the sudden loss of a large number of slaves, and influx of troops that would provide the North with additional firepower, the South found itself in a very tough position. Slaves were now able to escape from the South and as soon as they made it into the North, they would be free.

Yet as important as the Emancipation Proclamation was to America’s history, its actual impact on slavery was minimal at best. If nothing more, it was a way to solidify the president’s position as an abolitionist and to ensure the fact that slavery would be ended. Slavery wasn’t officially ended in the United States of America until the 13 th Amendment was passed, in 1865.

One of the issues with the Emancipation Proclamation was that it was passed as a wartime measure. As stated before, in the United States, laws are not passed through the president, they are passed by Congress. This left the actual freedom status of the slaves up in the air. If the North were to win the war, the Emancipation Proclamation would not continue to be a constitutionally legal document. It would need to be ratified by the government in order to stay in effect.

The purpose of the Emancipation Proclamation has been muddled over the course of history. The basic line of though is that it freed the slaves. That is only partially correct, it merely freed the slaves in the South, something that wasn’t particularly enforceable due to the fact South was in a state of rebellion. What it did do however was ensure that if the North won, the South would be forced to free all of their slaves. Ultimately that would lead to the freedom of 3.1 million slaves. However, most of those slaves were not free until after the war had concluded.


Emancipation Proclamation: History & Significance

The emancipation proclamation was issued by Abraham Lincoln on January 1, 1863, during the American Civil War, declaring all “slaves within any State, or designated part of a State… then… in rebellion,… shall be then, thenceforward, and forever free.” The states affected were enumerated in the proclamation specifically exempted were slaves in parts of the South then held by Union armies. Lincoln’s issuance of the Emancipation Proclamation marked a radical change in his policy.

After outbreak of the Civil War, the slavery issue was made acute by the flight to Union lines of large numbers of slaves who volunteered to fight for their freedom and that of their fellow slaves. In these circumstances, a strict application of established policy would have required return of fugitive slaves to their masters.

Abolitionists had long been urging Lincoln to free all slaves, and public opinion supported that view. Lincoln moved slowly and cautiously none the less on March 13, 1862, the federal government forbade all Union Army officers to return fugitive slaves, thus annulling in effect the fugitive slave laws. On April 10, on Lincoln’s initiative, congress declared the federal government would compensate slave owners who freed their slaves. All slaves in the District of Columbia were freed in this way on April 16, 1862. On June 19, 1862, Congress enacted a measure prohibiting slavery in United States territories, thus defying the Supreme Court decision in the Dred Scott case, which ruled that Congress was powerless to regulate slavery in the territories.

Finally, after the union victory in the battle of Antietam, Lincoln issued a preliminary proclamation on September 22, declaring his intention of promulgating another proclamation in 100 days, freeing the slaves in the states deemed in rebellion at that time. On January 1, 1863 he issued the Emancipation proclamation, conferring liberty on about 3,120,000 slaves. With the enactment of the 13th amendment to the U.S. Constitution in effect in 1865, slavery was completely abolished.

The results of the Emancipation Proclamation were far-reaching. From then on, sympathy with the Confederacy was identified with support of slavery.


Emancipation Proclamation: The 13th Amendment

The news of the Emancipation Proclamation was greeted with joy, even though it did not free all the slaves. Because of the limitations of the proclamation, and because it depended on a Union military victory, President Lincoln recognized that the Emancipation Proclamation would have to be followed by a constitutional amendment in order to abolish slavery.

After the Senate passed a bill for an amendment in April 1864, but the House of Representatives did not, Lincoln suggested that the bill be taken up by the Republican Party in its 1864 platform for the upcoming Presidential elections.

His efforts met with success when the House passed the bill in January 1865. On February 1, 1865, President Abraham Lincoln approved the Joint Resolution of Congress submitting the proposed amendment to the state legislatures. The necessary number of states ratified it by December 6, 1865.

The 13th Amendment to the United States Constitution formally abolished slavery in the United States. It provides that ”Neither slavery nor involuntary servitude, except as a punishment for crime whereof the party shall have been duly convicted, shall exist within the United States, or any place subject to their jurisdiction.”

The struggle for complete freedom was far from finished even with the 13th Amendment. Two more amendments were added to the Constitution. Ratified in 1868, the 14th Amendment increased the liberties and rights granted by the Bill of Rights to former slaves. Two years later the 15th Amendment was ratified, giving African American men the right to vote. The Emancipation Proclamation helped make these rights and liberties available for newly freed people, as it was one of the first steps towards freedom for former slaves.

The 13th Amendment and its history are featured in the online exhibit “Our Documents.”

The story of the creation of the 13th Amendment is featured in “The Meaning and Making of Emancipation,” a free eBook created by the National Archives. You can read it on your iPad, iPhone, Nook, or other electronic device.


Emancipation Proclamation - History

The Preliminary Emancipation Proclamation
Digital History ID 433

Author: Abraham Lincoln
Date:1862

On September 22, 1862, less than a week after the Battle of Antietam, President Lincoln met with his cabinet. As one cabinet member, Samuel P. Chase, recorded in his diary, the President told them that he had "thought a great deal about the relation of this war to Slavery":

You all remember that, several weeks ago, I read to you an Order I had prepared on this subject, which, since then, my mind has been much occupied with this subject, and I have thought all along that the time for acting on it might very probably come. I think the time has come now. I wish it were a better time. I wish that we were in a better condition. The action of the army against the rebels has not been quite what I should have best liked. But they have been driven out of Maryland, and Pennsylvania is no longer in danger of invasion. When the rebel army was at Frederick, I determined, as soon as it should be driven out of Maryland, to issue a Proclamation of Emancipation such as I thought most likely to be useful. I said nothing to any one but I made the promise to myself, and (hesitating a little)--to my Maker. The rebel army is now driven out, and I am going to fulfil that promise.

The preliminary emancipation proclamation that President Lincoln issued on September 22 stated that all slaves in designated parts of the South on January 1, 1863, would be freed. The President hoped that slave emancipation would undermine the Confederacy from within. Secretary of the Navy Gideon Welles reported that the President told him that freeing the slaves was "a military necessity, absolutely essential to the preservation of the Union. The slaves [are] undeniably an element of strength to those who [have] their service, and we must decide whether that element should be with us or against us."

Fear of foreign intervention in the war also influenced Lincoln to consider emancipation. The Confederacy had assumed, mistakenly, that demand for cotton from textile mills would lead Britain to break the Union naval blockade. Nevertheless, there was a real danger of European involvement in the war. By redefining the war as a war against slavery, Lincoln hoped to generate support from European liberals.

"That on the first day of January, in the year of our Lord one thousand eight hundred and sixty-three, all persons held as slaves within any State or designated part of a State, the people whereof shall then be in rebellion against the United States, shall be then, and thenceforward, and forever, free and the Executive government of the United States, including the military and naval authority thereof, will recognize and maintain the freedom of such persons, and will do no act or acts to repress such persons, or any of them, in any efforts they may make for their actual freedom.

"That the Executive will, on the first day of January aforesaid, by proclamation, designate the States and parts of States, if any, in which the people thereof respectively, shall then be in rebellion against the United States and the fact that any State, or the people thereof, shall on that day be in good faith represented in the Congress of the United States, by members chosen thereto at elections wherein a majority of the qualified votes of such State shall have participated, shall, in the absence of strong countervailing testimony, be deemed conclusive evidence that such State, and the people thereof, are not in rebellion against the United States."

Now, therefore, I, Abraham Lincoln, President of the United States, by virtue of the power in me vested in me as commander-in-chief of the army and navy of the United States, in time of actual armed rebellion against the authority and government of the United States, and as a fit and necessary war measure for suppressing said rebellion, do, on this first day of January, in the year of our Lord one thousand eight hundred and sixty-three, and in accordance with my purpose so to do, publicly proclaimed for the full period of one hundred days from the day first above mentioned, order and designate as the States and parts of States wherein the people thereof, respectively, are this day in rebellion against the United States, the following to wit: Arkansas, Texas, Louisiana (except the Parishes of St. Bernard, Plaquemines, Jefferson, St. John, St. Charles, St. James, Ascension, Assumption, Terre Bonne, Lafourche, St. Mary, St. Martin, and Orleans, including the City of New Orleans), Mississippi, Alabama, Florida, Georgia, South Carolina, North Carolina, and Virginia (except the forty-eight country designated as West Virginia, and also the counties of Berkeley, Accomae, Northampton, Elizabeth City, York, Princess Ann, and Norfolk, including the cities of Norfolk and Portsmouth.) and which excepted parts are for the present left precisely as if this proclamation were not issued.

And by virtue of the power and for the purpose aforesaid, I do order and declare that all persons held as slaves within said designated States and parts of States are and henceforward shall be free and that the Executive government of the United States, including the military and naval authorities thereof, will recognize and maintain the freedom of said persons.

And I hereby enjoin upon the people so declared to be free to abstain from all violence, unless in necessary self-defence and I recommend to them that, in all cases when allowed, they labor faithfully for reasonable wages.

And I further declare and make known that such persons, of suitable conditions, will be received into the armed service of the United States, to garrison forts, positions, stations, and other places, and to man vessels of all sorts in said service.

And upon this act, sincerely believed to be an act of justice warranted by the Constitution upon military necessity, I invoke the considerate judgment of mankind and the gracious favor of Almighty God.

Fuente: Instituto Gilder Lehrman

Additional information: Abraham Lincoln, Preliminary Emancipation Proclamation


Where Are the Documents Now?

“The First Reading of the Emancipation Proclamation before the Cabinet.” Painted by F.B. Carpenter engraved by A.H. Ritchie, 1866. Prints and Photographs Division, Library of Congress.

Many of the key manuscripts that record the progression of the Emancipation Proclamation from the first known draft in July 1862 to the final version of January 1, 1863 survive today.

Abraham Lincoln's handwritten draft Preliminary Emancipation Proclamation of July 22, 1862 is part of the Abraham Lincoln Papers at the Library of Congress. Artist Francis Bicknell Carpenter imagined the scene of President Lincoln first introducing the document to his cabinet in the 1864 painting First Reading of the Emancipation Proclamation, which now hangs over the west staircase of the Senate Wing in the United States Capitol. Carpenter worked on the painting at the White House for several months in 1864, and was able to consult with and observe President Lincoln. More information about the painting is available online on the United States Senate website. The painting was reproduced in numerous engravings, including those produced by A.H. Ritchie in 1866 (see LC-DIG-pga-02502 and LC-DIG-pga-03452).

Lincoln's handwritten manuscript copy of the Preliminary Emancipation Proclamation Externo of September 22, 1862, is held by the New York State Library in Albany, New York. Abraham Lincoln donated the manuscript for a raffle held at the Albany (N.Y.) Relief Bazaar sponsored by the Albany Army Relief Association in 1864, where it was won by abolitionist Gerrit Smith. The New York State Legislature purchased the manuscript in 1865, and placed it in the New York State Library. More information on the provenance of this document is available online Externo .

The official engrossed copies of both the Preliminary Emancipation Proclamation of September 22, 1862, and the Final Emancipation Proclamation of January 1, 1863, are held by the National Archives and Records Administration in Washington, D.C., as part of Record Group 11, General Records of the U.S. Government. A reproduction of the official engrossed copy of the Final Emancipation Proclamation is included in the Abraham Lincoln Papers at the Library of Congress.

Several documents containing comments and corrections on the Final Emancipation Proclamation Lincoln solicited from his cabinet members in December 1862 can be found in the Abraham Lincoln Papers at the Library of Congress. These include the memoranda provided to President Lincoln by Attorney General Edward Bates, Postmaster General Montgomery Blair, Treasury Secretary Salmon P. Chase, and Secretary of State William H. Seward.

The handwritten manuscript of the Final Emancipation Proclamation no longer exists. In October 1863, Mary A. Livermore wrote to Abraham Lincoln requesting that he donate the manuscript to the Northwestern Sanitary Fair in Chicago, where it would be sold to raise money for soldiers' aid provided by the Northwestern Branch of the United States Sanitary Commission. Mrs. Livermore hoped that the document ultimately would be donated to the Chicago Historical Society for preservation. Her request was echoed by Lincoln's associates Isaac N. Arnold and Owen Lovejoy. Lincoln thought that his name would be most remembered for having issued the proclamation, and as he explained to the ladies planning the fair, "I had some desire to retain the paper." "But if it shall contribute to the relief or comfort of the soldiers," he concluded, "that will be better," and he sent the precious manuscript. The manuscript copy of the Final Emancipation Proclamation was purchased at the Northwestern Sanitary Fair by Thomas Bryan, who presented it to the Soldiers' Home in Chicago, rather than the Chicago Historical Society. Unfortunately, the manuscript was destroyed in the Chicago Fire of 1871. Fortunately, before sending the original manuscript proclamation, Lincoln wisely had the document photographed for posterity, and a lithographic copy is part of the Abraham Lincoln Papers at the Library of Congress. Surviving photographs of the document show it primarily in Lincoln's own hand. The superscription and ending are in the hand of a clerk, and the printed insertions were cut from the September draft.

“Abraham Lincoln and his Emancipation Proclamation,” Cincinnati: The Strobridge Lith. Co., 1888. Prints & Photographs Division, Library of Congress.

The Final Emancipation Proclamation has been reproduced numerous times and in many different styles and formats. At the Great Central Sanitary Fair held in Philadelphia in June 1864, forty-eight limited-edition prints of the Emancipation Proclamation, signed by Lincoln, Seward, and John G. Nicolay, were offered for ten dollars apiece to raise money for soldiers' aid. At that price, however, not all of these Leland-Boker edition prints sold. The Alfred Whital Stern Collection of Lincolniana in the Rare Books and Special Collections Division, and the Prints & Photographs Division of the Library of Congress offer many examples of printings of the Emancipation Proclamation produced during and after the Civil War.

On December 25, 1862, Massachusetts historian George Livermore asked Senator Charles Sumner if he might procure the pen that Lincoln would use to sign the Final Emancipation Proclamation on January 1, 1863. Sumner, a well-known abolitionist, put the request to President Lincoln, who agreed. In thanking Sumner for his efforts, Livermore explained his desire for the pen: "No trophy from a battlefield, no sword red with blood, no service of plate with an inscription, as complimentary as the greatest rhetorician could compose, would have been to me half as acceptable as this instrument which will forever be associated with the greatest event of our country and our age." The pen Externo is now held by the Massachusetts Historical Society.

To read more about Lincoln and Emancipation, consult the "African Americans, the Emancipation Proclamation and the Thirteenth Amendment" section on the Related Resources page of the Abraham Lincoln Papers online presentation.


Ver el vídeo: CHRISTAFARI - PROCLAMACION DE EMANCIPACION (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Acis

    Pido disculpas, pero, en mi opinión, está equivocado. Vamos a discutir.

  2. Akinosar

    ¡Buen negocio!

  3. Bakinos

    Qué buenas palabras

  4. Saxan

    no te equivocas

  5. Kellett

    Disculpe, que no puedo participar ahora en discusión, está muy ocupado.Seré liberado; necesariamente expresaré mi opinión sobre esta pregunta.



Escribe un mensaje