Podcasts

Manuscritos medievales: Pascua en el Libro de Horas de Enrique IV de Francia

Manuscritos medievales: Pascua en el Libro de Horas de Enrique IV de Francia

Con motivo de las vacaciones de Semana Santa, presentamos un conjunto de miniaturas excepcionales del Libro de Horas de Enrique IV de Francia, creado en París alrededor del año 1510 y ahora ubicado en la Bibliothèque nationale de France.

Pasión según Juan: Agonía en el huerto de Getsemaní y traición de Cristo

Interrumpidas por las dos oraciones populares a la Virgen, las lecciones del Evangelio continúan con la Pasión según Juan. El texto se abre con dos miniaturas de página completa en páginas opuestas para maitines y continúa con cuatro pequeños dibujos más insertados en los textos para ilustrar los eventos posteriores del Viernes Santo.

La mayoría de los textos de la Pasión completamente ilustrados tienen ocho imágenes de las estaciones del sufrimiento de Cristo según las horas de oración del día; Maitines, Laudes, Prime, Tierce, Sext, Ninguno, Vísperas y Completas. Los temas concuerdan con los de las Horas de la Pasión o las Horas de la Cruz.

Las impresionantes páginas iniciales con grandes miniaturas enmarcadas se utilizan para representar los dos primeros eventos de la Pasión que tienen lugar en el Huerto de Getsemaní, donde Cristo se había retirado después de la última cena acompañado por los apóstoles Pedro, Juan y Santiago. La primera miniatura ilustra la Agonía de Cristo y las palabras de su oración "Padre, si es posible, pase de mí esta copa". Estos son, como de costumbre, visualizados literalmente por un cáliz real que se encuentra en una roca alta frente a él. El cáliz no solo ilustra el texto, sino que también remite al espectador al sacrificio de la sangre de Cristo y la comunión familiar en masa. En primer plano, los apóstoles, a quienes Cristo había pedido que permanecieran despiertos, están profundamente dormidos. La segunda miniatura da una vista diferente de la entrada del jardín desde donde ha llegado Judas guiando a los soldados que han venido a arrestar a Cristo y lo traiciona con un beso. En su mano, Cristo sostiene la oreja del criado del sacerdote, Malco, que Pedro, aún sosteniendo su espada, había cortado con furia. Ambas imágenes se adhieren a una iconografía muy común, pero la paleta reducida revela una nueva cualidad, indicando una tenue luz nocturna. Solo la segunda escena de Betrayal muestra un cielo cubierto de estrellas y una misteriosa luz dorada que brilla intensamente sobre la cabeza de Cristo.

Cristo ante Caifás

En el primer dibujo, Cristo es conducido al sumo sacerdote Caifás, que se caracteriza por una barba larga y un sombrero puntiagudo y puede ser identificado por las palabras iniciales del texto que están marcadas con una inicial blanca A [dducunt ergo iesum a caypha]. El dibujo resalta efectivamente al acusador de Cristo al colocar su rostro contra la decoración negra de la pared detrás de él.

Las horas de la Santa Cruz: Cristo cargando la cruz y crucifixión

El tema tradicional que marca las Horas de la Cruz es la Crucifixión, precedida aquí por una miniatura del Camino del Calvario. Ambas imágenes son particularmente aptas tanto para la devoción de la Santa Cruz como para el llamado a la Compasión, que se había convertido en un aspecto cada vez más importante de la devoción privada de finales de la Edad Media. Con respecto a la carga de la cruz, este llamamiento ya está fundado en el Nuevo Testamento, donde Mateo (16,24) cita las palabras de Cristo a sus discípulos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo y tome su cruz, y sígueme ".

Siguiendo una iconografía estándar, la miniatura muestra la procesión que sale de la puerta de la ciudad. Como en el pequeño dibujo que ilustró la prueba de la Pasión de Juan, Cristo vuelve su rostro martirizado hacia el espectador, aunque con una mirada ausente sin dirigirse activamente a ellos. Uno de los secuaces tira de él cruelmente con una cuerda alrededor del cuello de Cristo. Siguiendo la cruz el San Juan, sosteniendo un paño en su rostro y la Virgen rezando lamentan el destino de Cristo.

Obsecro te: Lamentación de Cristo bajo la cruz

En este primero de un grupo de dípticos que unen dos miniaturas en una imagen, la escena principal, colocada en la segunda página, es una composición autónoma que también podría funcionar como una sola miniatura. Las cuatro figuras: la Virgen María con su hijo muerto en su laboratorio, el apóstol Juan sosteniendo la cabeza de Cristo y María Magdalena con un vaso de ungüento secándose las lágrimas con su bufanda, están agrupadas de cerca para formar un relieve contra uno de los típicos desiertos del iluminador. fondos de paisaje. Inusualmente en el ciclo de este manuscrito, el grupo muestra una fuerte intensidad emocional y un atractivo devocional enfatizado por el drástico flujo de sangre de las heridas de Cristo mostrado en rojo brillante, el pecho hundido de su gran cuerpo que amenaza con resbalar de las rodillas de su madre afligida y el ausencia de color que aquí asume un entristecimiento.

Este fue un extracto del Libro de Horas de Enrique IV de Franciavolumen de comentarios de la Dra. Caroline Zöhl (Universidad de Viena). Obtenga más información sobre este libro y otros visitando Moleiro.com


Ver el vídeo: CÓMO VIVIR MÁS DE 900 AÑOS Según Antiguos Manuscritos (Enero 2022).