Podcasts

Medicina medieval para la tos

Medicina medieval para la tos

La mayoría de las personas que padecen tos en la actualidad suelen comprar un medicamento de marca como Robitussin o Mucinex. En la Edad Media, quienes buscaban un tratamiento para la tos también buscaban a un médico o farmacéutico. ¿Qué tipo de medicina les dieron?

Aquí hay cinco recetas, que datan del siglo IX, para crear medicamentos para tratar la tos. Vienen de los escritos de Sabur ibn Sahl, quien trabajó como médico y farmacéutico en Irán, ganando suficiente reputación como para ser contratado por el califato abasí y trasladado a Bagdad. Algunos de sus escritos sobreviven, entre ellos El pequeño dispensador, que enumera más de 400 medicamentos que cubren una variedad de dolencias.

Esto incluye varias recetas para tratar la tos. Por lo general, Ibn Sahl explica para qué sirve un medicamento en particular, luego enumera los ingredientes y cómo deben prepararse, y termina explicando el producto final, ya sea un líquido que se bebe o como una pastilla o pastilla (una pastilla). para ser comido. Varios ingredientes se utilizan en más de una receta, como el regaliz, el azafrán y el azúcar, mientras que otros podrían derivarse de plantas comunes en Oriente Medio. Es interesante notar que el regaliz ahora se usa como un remedio natural para la tos. En algunos casos, ibn Sahl también agrega bits de información sobre el peso de los ingredientes (un dirham equivaldría a poco más de tres gramos).

Si bien no lo alentamos a utilizar estas recetas para tratar su propia enfermedad, creemos que es interesante mostrar cómo los curanderos medievales también intentaban tratar a sus pacientes.

La preparación de la mejor decocción que es útil contra la tos, pleuresía, dolor en el pecho y pleural.

Tome cantidades adecuadas de raíces de regaliz trituradas y raspadas, pasas dulces y suaves sin semillas, higos secos, sebesten, azufaifa y culantrillo; cocine esto para obtener su agua y beba solo o junto con aceites, si Dios quiere.

La preparación de una pastilla para el tratamiento de la tos.

Tome tragacanto, el aceite de hueso de ciruela, las semillas peladas de melón serpiente, las cápsulas de amapola de color claro, almidón de trigo, semillas de verdolaga, regaliz, azafrán, dulce de azúcar blanco y caramelos de veinte dirham cada uno. Estos ingredientes se combinan machacando y colando, en la medida de lo posible, a través de un paño de seda, y luego amasándolos con agua fresca. Esto se forma en píldoras planas y se coloca debajo de la lengua cuando sea necesario.

La preparación de otra pastilla para el tratamiento de la tos.

Tome las semillas peladas de melón serpiente tres dirham; raíces de regaliz ocho dirham; pulsane semillas un dirham. Estos ingredientes se combinan machacando y colando, en la medida de lo posible, a través de un paño de seda, y luego amasándolos con clara de huevo. Esto se forma en píldoras planas y se coloca debajo de la lengua por la noche.

Otro dulce que es útil contra la tos húmeda, el enfisema, el viento atrapado y estrangula el vientre.

Tome cuatro dirham de azúcar blanco; Incienso oriental diez dirham; opio tres dirham; azafrán medio dirham. Estos ingredientes se combinan machacando y colando a través de un paño de seda, y luego amasándolos con miel sin peine. Esto se almacena en un recipiente y se puede hacer una poción usándolo en una cantidad de garbanzo.

La preparación de las pastillas de amapola que son útiles contra la escupir sangre, la fiebre, la tos y el dolor de pecho.

Tome rosas rojas sin tallo y goma arábiga dos dirham cada una; tabasheer y azafrán medio dirham de cada uno; regaliz, almidón de trigo, tragacanto y cápsulas de amapola de dos dirham cada una. Estos ingredientes se combinan machacando y colando. Esto se forma en pastillas que pesan un dirham cada una, se secan y se beben con vino hervido a un cuarto o la infusión de alhagi para el tratamiento de la fiebre caliente y expectoración sanguinolenta, con agua de hisopo para el tratamiento de la tos y con vino hervido. hasta un tercio para el tratamiento de escupir sangre.

El pequeño dispensador, de Sabr ibn Sahl, fue traducido por Oliver Kahl y publicado por Brill en 2003.

Imagen de portada: Un médico y su paciente, de la Biblioteca Británica MS Harley 3140 fol. 39


Ver el vídeo: Saberes ancestrales de la Medicina Natural, contra síntomas del COVID - 19. Idioma Quechua (Noviembre 2021).